Monthly Archives: marzo 2013

Leche de cabra, frambuesa o limón: ingredientes protagonistas del jabón

Cambios de hábito en la higiene de los españoles. Ahora apuestan más por los productos naturales. Leche de cabra, frambuesa, limón y naranja, almendras, miel y galleta, tomate y macadamia, arroz o mango y manzanilla son algunos de los olores de los jabones naturales que cada vez ofrecen más tiendas artesanas. Todo un deleite para el olfato, que parece encontrarse en un lugar de comidas con ese olor tan maravilloso para los sentidos.

Pastillas de colores, de todas las formas y tamaños inundan estas tiendas de jabones. Pero no de un jabón cualquiera, son jabones naturales. Fabricados a base de productos naturales, cuyo principal ingrediente es el aceite de oliva, más otros aceites y aditivos que hacen que cada porción de jabón sea único e irrepetible.

¿Quién podía imaginar que la leche de cabra sería un ingrediente para la fabricación de un jabón? Pues sí, así es. A pesar de ser una gran desconocida como materia prima en cosmética, tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas y materiales, además de lípidos una gran cantidad de aceites naturales de la leche que humectan y restauran la piel. También contiene lipoproteínas que ayudan a transportan los nutrientes al interior de las células.

Y el aceite de Macadamia también puede ser un ingrediente fundamental en la elaboración del jabón natural. Con su composición rica en ácidos oleicos, linoléicos y esteroles, cuenta con numerosas propiedades suavizantes, hidratantes y calmantes.

Y es que los españoles y sobre todo las españolas, apuestan más por los productos naturales. Porque al contrario de lo que piensan muchos españoles, los productos artesanos y a granel sirven para el ahorro diario de los hogares. Los españoles han vuelto a las pastillas de jabón que hace ya mucho tiempo habían desechado. Pero ahora se trata de pastillas personalizadas, elegidas por su olor y color, por su combinación de ingredientes naturales y por sus propiedades dermatológicas en muchos casos.

A pesar de que ambos colectivos se muestran preocupados por su higiene y aspecto físicos, el gasto mensual en cosméticos es más alto en ellas que en ellos. Casi el 40% de las mujeres manifiestan un gasto de algo más de 10 euros al mes en productos de cosmética, mientras que a esta cantidad no llegan ni un 9% de hombres.

Pero todavía una gran parte de los españoles, bien por su poca disponibilidad de tiempo o por una mera costumbre, sigue apostando por las grandes marcas y las grandes superficies. Prefieren lo industrial que lo natural, porque no tienen ni un minuto para dedicarse a pensar en lo perjudicial o beneficioso de ese o de otro producto.

El ritmo de vida del siglo XXI ha venido marcado por el estrés, la velocidad y el poco tiempo libre. No hay tiempo para casi nada.

El jabón del futuro elaborado con la tradición del pasado

Los desaciertos de la industria cosmética en el abuso de sustancias artificiales  o  en el maltrato producido a los animales en sus ensayos de laboratorio han hecho que muchos consumidores demanden  un tipo de producto más natural. En este sentido cabe destacar la elaboración del jabón, una industria que posee muchos ejemplos de producción artesanal; sin colorantes ni conservantes, y respetando el mundo animal.

Desde el siglo XVIII, con la aparición de los primeros higienistas, comenzó a  fraguarse un fuerte interés por los cuidados personales. Sin embargo, como de costumbre, el hombre ha llegado al extremo. Naturistas y ambientalistas, denuncian como la industria cosmética, se excede en el uso irresponsable de componentes artificiales, que en multitud de ocasiones resultan dañinos para el ser humano. Por otro lado, otra de las quejas suscitadas es el conocido “testado en animales”. Los laboratorios encargados de la creación, innovación y ensayo de cosméticos,a pesar de no estar obligados por ley, utilizan animales que son sometidos a duras pruebas, tras las cuales suelen ser sacrificados.

Lo cierto, es que motivados por buscar la opción más sana para la salud, o por una cuestión de ética animal, cada vez son más los consumidores que buscan productos elaborados de forma natural y artesanal.

El jabón por tradición ha sido elaborado de forma casera hasta hace muy poco. En la época de nuestras abuelas, este cosmético se preparaba  a base de sosa, agua y grasa e incluso esencias naturales, para obtener resultados mas sofisticados.  Esta es la filosofía que multitud de artesanos jaboneros siguen en sus modestos establecimientos, con ofertas de cosmética natural.

Pero no son sólo pequeñas empresas las que apuestan por este tipo de elaboración. Initial es una corporación especializada en productos de higiene. Este mes ha lanzado un producto revolucionario en el mundo de la industria; El jabón Swarfega Orange, indicado para trabajadores que diariamente manipulan componentes  difíciles de eliminar de las manos como el carbón o el aceite. Este jabón se caracteriza por no poseer disolventes y lograr el cuidado y la hidratación de la piel.  ¡Se acabó utilizar Fairy o aguarrás para lavar las manos!

Pero también encontramos productos de alta gama, en el mundo de la jabonería natural. En el conocido mercado madrileño de San Miguel, además de una amplía variedad de productos gastronómicos,  encontramos los prestigiosos jabones de procedencia italiana Nesti-Dante, en el elegante puesto “El Cestillo”. Estos jabones, de elaboración tradicional desde 1945 en Florencia, fueron utilizados por la familia Medici. Actualmente la filosofía de empresa continua siendo la misma “trabajar no para ser los mas grandes, sino para ser los mejores”, con jabones 100% biodegradables, no testados en animales y con una exquisita carta aromática  de flores y frutas.

La vía natural en la elaboración del jabón, además de ser la más saludables y respetuosa, también es una de las más sofisticadas con productos de excelente calidad. Como sucede en multitud de ocasiones, a veces el desarrollo es cuestión de volver al origen.

El renacer de los jabones naturales

En medio del fervor por la cosmética natural, los jabones artesanales ela­borados con recetas naturales resurgen de sus cenizas y su consumo crece como la espuma. Cuenta la leyenda que el primer jabón fue descubierto por casualidad en Roma, cuando unas escla­vas lavaban la ropa en la orilla del río Monte Sapo, donde se hacían numerosos sacrificios animales y los restos de grasa mezclados con la ceniza de madera eran arrastrados por las lluvias monte aba­jo. Estos restos acababan así en el río, donde las mujeres notaron que en esa zona la ropa quedaba más limpia.

Los egipcios utilizaban ya un producto que consistía en un mezcla de agua, aceite y ceras vegetales y animales, fórmula que heredarían más tarde griegos y romanos. En el siglo VII la industria del jabón creció como la espuma, iniciándose precisamente en la ciudad de Savona (Italia), de donde recibe su nombre el jabón. Éste se obtenía a partir de una mezcla con base de aceite de oliva que ya habían utilizado anteriormente los musulmanes. En el siglo XV aparece por fin el famoso jabón de Marsella, origen más cercano de nuestro actual jabón natural.

Lo cierto es que el nacimiento del jabón se pierde en la bruma de los tiempos. Algunos pocos afortunados han podido ver cómo sus abuelas continúan elaborando el jabón casero con la receta tradicional, pero la verdad es que esta tradición está en desuso. Hoy en día, es complicado ver a los niños merodeando alrededor del cubo de jabón casero para meter las manos en un descuido de los adultos, o suplicando que les dejen “ayudar” en la tarea.

Por suerte, con el auge de la cosmética natural y el ecologismo, surgió con fuerza la industria jabo­nera natural. Estos jabones son cien por cien naturales y, dependiendo de los ingredientes utilizados en su elaboración, cumplen funciones específicas para nuestra piel. Podemos encontrar en el mercado todo tipo de jabones naturales, con la receta de nuestras abuelas mejorada para satisfacer nuestras necesidades: jabones perfumados, decorados, con ingredientes exóticos, de flores, de frutas…

Aprovechando el auge de la jabonería natural, se organizan también talleres de elaboración de jabo­nes artesanales, en los que los asistentes pueden crear sus propias pastillas a base de ingredientes tan comunes como el aceite de oliva, leche, miel, tomillo o romero. Los jabones naturales se convierten así en una artesanía que no hace tanto era algo común en las casas españolas.

De todas las formas y colores, los jabones naturales son también un lujo asequible a nuestros bolsi­llos que podemos regalar ahora que se acercan la Navidad y sus regalos. El comprador de jabones puede personalizar sus cestas de regalo con accesorios de baño naturales para regalar a amigos y familiares. Existen numerosas tiendas especializadas, como la famosa cadena Enjabonarte, que ofre­cen posibilidades infinitas para que seas tan creativo como quieras: cestas, bolsas regalo, recipientes especiales… Ya sea para el baño, la ducha o simplemente para lavarse las manos, estos pequeños tesoros perfu­mados son un regalo útil, bonito y agradable que será apreciado por cualquiera en estas y en todas las fechas señaladas que vendrán.

Deporte y belleza con jabones naturales

Siempre que hagamos una rutina de ejercicios, bien sea en casa o en el gimnasio, para esos ejercicios de musculación en las máquinas o ya sea en una eliptica, siempre nos dejará bien cansados y listos para un buen baño! Algunos suelen recomendar el uso de los baños del gimnasio pero otros nos dicen que no deberíamos hacerlo,  porque a veces hay peligros de algún contagio de enfermedad o tal vez por usar el jabón incorrecto. Es por eso por lo que hoy os recomendamos usar un jabón natural sin tanto aroma y que sea antibacteriano. El jabón te ayudará a relajarte y sentirte fresco.

Para la zona íntima siempre debes tener precaución de no bañarte con un jabón con aromas para así prevenir posibles infecciones indeseables. Para el cuerpo en sí se recomienda que después de utilizar un buen jabón, se utilice un exfoliante para la  piel, así te dejara la piel más tersa y limpia.

También se recomienda antes de dormir, darte un buen lavado de tu rostro con agua de manzanilla, pero sin el previo lavado de un jabón natural, para que al día siguiente notes la diferencia. Muchos de estos trucos los puedes ver en los juegos de belleza, una pequeña sección de maquillaje y belleza para las niñas y chicas.

Seguimos hablando de los jabones, si quieres un jabón especialmente para ti , puedes buscar entre los artículos del blog y seguro que verás el indicado para tu uso personal!