Monthly Archives: abril 2013

El día de la madre ya está aquí

¿Qué mejor regalo para nuestras madres que un buen jabón casero de mil formas y colores? Desde Jabones.biz queremos recomendarte los mejores jabones, tanto manuales como comprados para aquellos que no tienen mucho tiempo.

Bien es cierto que madre solo hay una, por eso te traemos una serie de productos y regalos tan bien envueltos y tan originales y llenos de colorido que…¡no dejará indiferente a nadie!

Esta sombrerera colorida tiene todos los olores propios de la primavera. Todas las madres del mundo se merecen disfrutar y deleitarse con las delicias de estos productos. Todos son de Lush, y contiene seis productos diferentes que harán que nuestra madre se sienta en el paraíso, como mínimo. El gran paquete contiene una bomba de jardín secreto, una burbuja reutilizable Madame Butterfly, la Burbuja Pastel de Calabaza, un acondicionador muy divertido, una crema corporal Dream Cream y un jabón Sultana de 100 gramos. Ésta es una de las opciones que te planteo. Lush tiene muchos otros productos diseñados exclusivamente para el día de la madre. Si te ha llamado la atención éste, no dudes en visitar su página web.

En cambio, Saper opta por otro tipo de pack de jabones.

En esta bolsa para regalo encontrarás que todos los productos están envueltos en una fina capa de cartón, cuanto más orgánico y saludable para el medio ambiente, mejor. La asa es de cuerda natural, para continuar con el cuidado del medio ambiente. Lleva, además, una flor de cristal y una etiqueta personalizada en donde poder poner el nombre de tu madre. El contenido es una crema corporal de 250 ml, hecho con aloe vera y azahar, una pastilla de jabón que puede ser de aloe vera, arcilla verde, romero y karité, cera y miel, lavanda y karité, exfoliante de avena o caléndula. Podrás escoger entre todos estos ingredientes para ver cuál se adecua más a los gustos de tu madre. Además, hay un jabón pequeño en forma de flor, es un regalo que viene con el pack.

Si nada de esto te convence porque estás convencido de que quieres regalarle un jabón casero, aquí te dejo los ingredientes necesarios para prepararlo:

– Aceite de oliva

– Aceite de palma

– Aceite de coco

– Manteca de Karité

– Flor de lavanda (dos flores secas)

– Esencia de lavanda

– Alcoholato de mirra

– Extracto de semilla de pomelo

– Dióxido de titanio

– Elixir de minerales

– Hidróxido de sodio

El proceso para preparar este jabón es similar a otros jabones que hemos ido viendo paso a paso. La diferencia es que, en este caso, habrá que triturar dos hojas de lavanda secas hasta que se convierta en polvo, y añadirlo a la mezcla que hayamos creado para hacer el jabón. ¿Por qué el karité? La manteca de Karité tiene muchas propiedades beneficiosas para la piel, como por ejemplo, dotarla de un tacto suave y untuoso, hidratarla, devolverle elasticidad, etc.. Si tenéis duda sobre cómo preparar jabones con ingredientes fuera de lo común, solo tenéis que consultar la entrada en la que detallamos cómo hacer jabones de vainilla y almendras.

 

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE A TODOS!

 

Lush Prize 2013 ya está aquí

La nueva entrega de los premios Lush Prize ha vuelto más rompedor que nunca. Como cada año, se celebrará en Londres. En noviembre de este año se llevará a cabo este evento tan esperado como valorado. Lush Prize es el resultado de la colaboración entre Lush Handmade Cosmetics (expertos en jabón y mucho más) y Ethical Consumer (Consumidor ético) que luchan contra la utilización de los animales para testar productos que, generalmente, acaban siendo nocivos para ellos. El premio resultante de esta gala se interpreta como un reconocimiento público del buen trabajo de la empresa o sector, recalcando su trabajo sin utilizar animales para su labor empresarial. Es una recompensa del trabajo desarrollado por grupos de individuos en el sector de la investigación científica “sin crueldad”. Ya se sabe que muchas industrias cosméticas, de jabones y productos de belleza, utilizan cobayas, ratones y otros animales para probar la eficacia de sus productos. Esta tendencia es algo que quiere erradicar Lush Handmade Cosmetics y Ethical Consumer, trabajando conjuntamente y, por tanto, creando este evento.

El Lush Prize 2013 abrió su fase de nominaciones el 15 de Abril, así que estaremos atentos para ver cómo evoluciona el evento. El premio, concebido para ayudar a las organizaciones que trabajan para reemplazar los testados en animales por otros métodos científicamente válidos, está dividido en cinco categorías:

  • Ciencia
  • Formación
  • Grupo de Presión
  • Atención Pública
  • Jóvenes Investigadores

Los formularios de nominación están disponibles en la web de Lush Prize (www.lushprize.org), y deben ser entregados antes del día 15 de Julio de 2013. Se valorarán proyectos que hayan alcanzado sus objetivos en los últimos doce meses. Se permiten nominaciones de particulares a proyectos de su interés, así como las autonominaciones de las organizaciones.

El año pasado se repartieron £250,000 entre 13 grupos de ocho países. Entre los ganadores, hubo científicos de Italia y Estados Unidos, defensores activistas de Japón e India, jóvenes investigadores de Dinamarca y Reino Unido y un cineasta de Canadá. Este año estará disponible la misma cantidad ( £250,000).

Katy Brown de Lush Prize ha afirmado: “A pesar de que fue una gran noticia que el mes pasado se prohibiese completamente el testado de ingredientes en animales en Europa, los testados animales seguirán estando disponibles en Asia y América. La meta del Lush Prize es animar a las comunidades de científicos, reguladores y activistas de todas partes a centrar su atención en testados de seguridad libres de animales – esto sigue siendo tan importante como siempre.

Los ganadores de 2012 fueron inspiradores e innovadores en todas las categorías. Tenemos la esperanza de que los premios de este año nos permitan repetir ese momento”.

Aceites esenciales, arcillas, barro y extractos para nuestra piel

Los mejores complementos para decorar e intensificar tus jabones… aquí los tienes. Desde los aceites más utilizados hasta las infusiones que mejor tratan nuestra piel.

Aceites Esenciales:

Es conocido por todo el mundo que los aceites provienen de las plantas, y lo único que ha evolucionado con el tiempo ha sido la manera de extracción y su uso, cambiando según las épocas, adaptándose a nuevas necesidades, etc.. Los orígenes se sitúan en las primeras civilizaciones. La literatura propia de la India describe minuciosamente más de 700 sustancias diferentes con las que crear aceites esenciales: canela, nardo, mirra, cilantro, jengibre…

En China, sin embargo, la tradición muestra una conexión directa con la acupuntura, técnica milenaria que se sirve del opio, jengibre y alcanfor como métodos terapéuticos del ritual. En el Antiguo Egipto, sus trucos higiénicos se remontan a las plantas medicinales como el cerro y la mirra, empleados mayoritariamente para cubrir los cadáveres, en embalsamamientos, etc…

Los aceites esenciales requieren de un estudio profundo para averiguar a ciencia cierta cuáles son sus consecuencias positivas, y cuáles son los beneficios para la piel. Los aceites más utilizados son el de la rosa, el geranio, árbol de té, limón, clavo, canela, menta, eucalipto, azahar, lavanda…

Las arcillas y barros:

 La arcilla tiene como componentes ciertos minerales naturales que tienen grandes beneficios sobre la piel. Dependiendo de los minerales que sean, las arcillas tendrán una u otra utilidad. Por ejemplo:

– La arcilla roja: se utiliza normalmente para las pieles mixtas, y sobre todo, las grasas. Está recomendado para problemas cutáneos como la cuperosis, acné, herpes, psoriasis, transpiración excesiva, etc…

– La arcilla blanca: también recibe el nombre de caolín, y es un buen exfoliante para la piel. Nutre, cicatriza y además prevé las arrugas, alargando su aparición. Las pieles más indicadas para este tipo de arcilla son las secas y sensibles.

– La arcilla rosa: es una combinación entre la arcilla roja y la blanca.

– La arcilla verde: es buena para absorber y cicatrizar. Antiséptica como ninguna, se utiliza normalmente sobre pieles mixtas y grasas; los casos de dermatitis también verán un resultado positivo.

– La arcilla azul: tiene su origen en la ceniza volcánica australiana, y es perfecta para pieles grasas.

– Rhassoul: su origen se sitúa en Marruecos, y su principal función es la de hidratar y alimentar a la piel.

– El barro del Mar Muerto: Hidratan, calman y relajan. Su acción reductora de toxinas provocan una estimulación en la cicatrización de posibles heridas.
Los extractos:
Podemos agruparlos en tres sustancias: algas, aloe vera y frutas y verduras:
Algas: ejemplos como kombu, coralina officinalis, wakame o spirulina son perfectos para devolverle a la piel las vitaminas que puede haber perdido con el tiempo. Los minerales, el iodo y el magnesio también forman parte de sus beneficios. Su utilización produce una oxigenación de la piel, reafirmándola y desintoxicándola; se nutre y además alarga la posible aparición de arrugas.
Aloe Vera: el resultado de tan natural remedio se obtiene triturando las hojas de aloe vera que normalmente rondan los tres años. Entre sus beneficios, se encuentra sus efectos anti inflamatorios, cicatrizantes y sobre todo, regeneradores. Las llagas, manchas, psoriasis o el acné son los principales problemas a los que hace frente.
Frutas y verduras: La piña, el tomate, la granada o las uvas son algunas de las frutas o verduras que contribuyen a una piel más hidratada. Antioxidantes, astringentes, hidratantes o simplemente capaces de activar la circulación, estos elementos son muy recomendables, sobre todo si quieres hacer jabón casero natural.

El día de la madre se acerca….

¿Qué mejor regalo para una madre que unos aromáticos jabones caseros? Comprarlos es lo más fácil del mundo, y las madres se merecen lo mejor. Así que…manos a la obra. Esta vez os traigo la posibilidad de hacer jabón casero de naranja, miel y canela. Algo especial para una persona especial.

Empecemos por los ingredientes necesarios (para doce piezas de jabón, aproximadamente)

– 210 gramos de Aceite de Oliva

– 210 gramos de Aceite de Babasu

– 140 gramos de Aceite de Coco

– 140 gramos de Aceite de Jojoba

– Menos de 100 g de Sosa Cáustica. 95 gramos será lo más adecuado.

– 230 gramos aproximadamente de Agua

– Miel (utilizaremos únicamente una cucharada pequeña)

– Canela en polvo

– Un limón (emplearemos la cáscara)

– Gafas

– Mascarilla

– Un molde

– Un recipiente

– Una olla

Para darle el toque a naranja, necesitaremos un Aceite Esencial de Naranja, y utilizaremos 20 gramos del mismo (unas ochenta gotas)

Elaboración:

  • Para evitar que la Sosa Cáustica afecte negativamente a nuestro mobiliario, es mejor tomar precauciones y cubrir la zona de trabajo con papel de cocina o periódicos mismamente. Posteriormente cogeremos un recipiente en donde realizar las mezclas pertinentes. En mi caso, es un bol rectangular de silicona, simple y muy útil (aguanta bien las altas temperaturas) Yo he optado por cubrir la superficie con un poco de canela, para que decore mejor los jabones.
  • Lo primero que hay que hacer es medir los aceites, las mantecas y todos los ingredientes para fundirlos bien a fuego lento. Para ello, necesitarás una olla. La clave está en no calentarlo todo a más de 70º.
  • El agua lo mediremos con un vaso, como es lógico. Y después nos enfundamos bien las gafas de protección (para evitar la corrosión de los elementos químicos) y la mascarilla, protegidos en condiciones para que la sosa cáustica no nos afecte. Mediremos ésta en otro vaso aparte. Una vez en la zona del fregadero, vertemos la sosa cáustica dentro del vaso de agua. Después removemos bien, lo que producirá una serie de vapores, pero ¡no asustarse! Es normal. Se deja enfriar un poco, y añadimos la cucharada de miel. El líquido se tornará en otro color.
  • En este caso será recomendable utilizar una batidora, a pesar de que podamos arriesgarnos a que el jabón salga más líquido de lo normal. Los aceites calentados en la olla tienen que estar a 35º o máximo a 40º. Los añadimos dentro de la batidora junto con los aceites que lo espesarán más, y todo ello se mezclará a máximo 65º. Mi recomendación es que trabajéis con temperaturas más reducidas, entre 25º y 30º es ideal.
  • Añadimos la sosa cáustica, la miel y el agua a la batidora para mezclarlo todo bien, sin habernos quitado las gafas y la mascarilla, elementos importantes. Cuando el líquido esté completamente espeso (parecido a un pudding) el jabón ya estará en su punto. Dejamos reposar la  mezcla mientras rallamos la piel de un limón. También lo incorporamos a la mezcla, junto con los aceites esenciales, y se remueve todo nuevamente. No dejéis que el jabón se enfríe, pues el proceso de saponificación requiere de cierta temperatura.
  • Cuando esté todo bien mezcladito, empieza la fase del molde. Los moldes suelen tener una textura blanda y maleable, por lo que es mejor que los coloquéis sobre una superficie firme y dura. Vertemos toda la mezcla por el molde, uniformemente, y lo envolvemos con toallas para evitar que pierda el calor. Acto seguido, tanto el molde como la superficie dura que hayamos seleccionado (bien vale una tabla de madera) y lo colocamos sobre una zona en donde pueda reposar sin obstáculos. Necesitará de unas cuántas horas (desde 6 horas hasta 24 horas) para que el proceso se complete. Cuando el molde ya no desprenda calor, la saponificación habrá finalizado.
  • Después llega el proceso de corte; habrá que cortar con cuidado las piezas de jabón, y dejarlos reposar durante un par de semanas para que maduren y se queden perfectamente compactas.

 

Fabricación de jabón: Método en frío

Debido a la incipiente crisis que está arrasando por nuestro país, lo último que esperan los consumidores es comprar jabón cuando pueden fabricarlo ellos mismos, ¡y sin tener que gastar una fortuna en ello! Hoy os traigo el método del jabón en frío: cómo fabricarlo.

Si te sobra aceite doméstico que has usado y no sabes qué hacer con él, no lo tires. Sirve perfectamente para fabricar jabones. Además del aceite, necesitarás la sosa, una palangana, y una cuchara de palo. El jabón puede utilizarse para lavarse el cuerpo o la cara, para la ropa, los platos… Al contrario de lo que mucha gente piensa, elaborar jabones no es algo del otro mundo. Puedes estrenar aceita para tus jabones, o bien como he mencionado antes, reutilizar algún aceite que ya hayas usado y no quieras deshacerte de él.

Para empezar, lo que necesitaremos será unos guantes, para proteger la piel de los posibles efectos secundarios que se deriven de hacer jabón. También es importante tener a mano unas gafas protectoras. El recipiente que vamos a utilizar ha de ser de barro o de cristal, incluso de plástico, pero nunca de metal. La cuchara tampoco ha de ser metálica, sino de madera o de palo. Para moldear el jabón, puedes utilizar una caja de madera, aunque en general, cualquier molde que no sea de metal, nos sirve.

Los ingredientes para fabricar un kilo de jabón son los siguientes:

– 720 gramos de aceite de oliva virgen (en caso de ser jabón para uso personal) La mezcla de aceites forma parte del arte de fabricar jabones, como por ejemplo, combinar aceite de coco con aceite normal.

– 105 gramos de sosa cáustica. Si es para uso doméstico en lugar de ser de uso corporal, recomendamos utilizar 210 gramos de sosa.

– 250 gramos de agua (si es destilada, mejor que mejor)

– Las esencias aromáticas son una opción a elegir, no es necesario pero siempre aporta valor añadido al jabón. Si quieres añadir hierbas aromáticas, te aconsejo que la proporción sea como máximo de un 15% en proporción a la cantidad de aceite que eches.

Instrucciones:

Lo primero que vamos a hacer será mezclar la sosa con el agua. Hay que tener mucho cuidado a la hora de manipular la sosa porque es muy corrosiva, y si se vuelca mal o de golpe, puede reaccionar de forma violenta. La clave está en dejar caer la sosa suave y lentamente sobre el agua mientras se va removiendo. La mezcla se irá calentando, e incluso hasta puede llegar a hervir. Pero es algo normal. Después hay que dejar enfriar la mezcla durante 4 minutos, aproximadamente.

Después se añadirá el aceite, también de forma pausada y combinándolo con los movimientos de cuchara alrededor de la mezcla. Es importante que la sosa no deje grumos, pues tiene que ser aceite sobre sosa, y no al revés) Hay que remover con intensidad para eliminar grumos, y cuando la combinación de líquidos esté lo suficientemente espesa (cuarenta minutos después de remover) es hora de dejar reposar la mezcla entre 8 y 12 horas. A lo largo de estas horas, será esencial batir la mezcla varias veces, de forma ligera.

Ya, al día siguiente, podrás añadir todas las hierbas aromáticas y esencias de tu gusto, ya sea avena seca, aloe vera…lo que más te apetezca. Acto seguido, tendrás que batirlo todo nuevamente hasta obtener una pasta homogénea. Aquí es donde entran en juego los moldes que hayas seleccionado previamente. Antes de derramar el contenido en ellos, es mejor que los forres con papel aluminio o alguna tela fina para evitar que el molde en sí acabe estropeado o se quede adherido a la superficie del molde.

Solo tendrás que esperar entre cuatro y siete días para poder cortar el jabón en trozos sin miedo a que se deshaga. Los sacas del molde y aún lo notarás blando, pero es normal. Tras su corte, es importante dejar que madure el jabón, que termine de endurecerse y se saponifique. Para ello, tendrás que envolverlo en toallas y colocarlo en un lugar ventilado. Hasta que el jabón no haya madurado, es esencial que utilices siempre los guantes.