Monthly Archives: agosto 2013

Jabón corporal de chocolate

Si tienes la piel cansada, o te ha salido alguna que otra arruga, no desesperes porque el jabón corporal de chocolate es lo que necesitas. Con el jabón corporal de chocolate (doy por hecho que también se puede fabricar para uso facial) no solo calmarás la piel, sino que además suavizarás las duras marcas de la edad. Estimulante y anticelulítico. El jabón de chocolate está formado por unos ingredientes concretos, y en particular varios aceites diferentes:

– Aceite de oliva

– Aceite de coco

– Manteca de cacao

– Manteca de Karité

– Cacao puro

– Extracto de pomelo

– Aceite esencial de vainilla

– Agua destilada

– Hidróxido sódico

Todos los ingredientes tienen que tener origen vegetal para no afectar a las pieles que puedan ser grasas. Además, ahora con el calor, la piel suda más, se acumula el sudor, tapa los poros y salen granitos de pus o puntos negros. Este jabón lucha contra el envejecimiento de la piel, y sus propiedades antioxidantes te mantendrán fresca durante todo el día, con una sensación de limpieza muy agradable. El drenaje de la piel es importante, y este jabón se encarga de facilitarlo, por eso se puede considerar adecuado para personas que sufran celulitis. Es importante que la piel mantenga su elasticidad para evitar arrugas. Este jabón en particular posee el aroma de vainilla, que le da ese toque dulzón, además del cacao, claro está.

Hablemos un poco más de este ingrediente. El cacao, o chocolate, es un alimento desestresante que además tiene propiedades afrodisíacas. Sus beneficios a nivel psicológico son muy interesantes, pues ayuda a que se produzcan endorfinas, y eso mejorará automáticamente tu estado de ánimo. Tener buen humor marca la diferencia entre ver el mundo a colores o en blanco y negro. El bienestar emocional es muy importante para mantenerte bien tanto por fuera como por dentro.

El chocolate siempre ha dado energía a quien lo ha consumido, además de los antioxidantes propios de este alimento para golosos. Pueden llegar a luchar contra elementos que afectan de forma negativa a nuestra piel, tanto de forma cutánea como por dentro de nuestro cuerpo. Mejora el funcionamiento vascular, y gracias a éso, logra reducir el desarrollo de la hipertensión, atenuando el posible riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular.

Jabón casero para luchar contra el acné

El acné es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel que se caracteriza por la formación de pústulas y cicatrices, entre otras cosas, no solo en la cara sino también en el tronco. El acné podría clasificarse según los grados de intensidad en las marcas:

–          Acné leve: las lesiones o cicatrices principales no son inflamatorias.

–          Acné moderado: aumenta el número de pápulas y pústulas, entre 10 y cuarenta unidades. El tronco también sufre de esta enfermedad de forma moderada.

–          Acné moderadamente grave: el número de pústulas asciende de 40 a 100, y poseen lesiones nodulares profundas. Cara, torso y espalda.

–          Acné grave: son muchas las lesiones que dañan la piel del sujeto, de forma dolorosa además.

Según el tipo de acné que sea, puede clasificarse en:

–  Acné vulgar: aparecen póstulas, nódulos, comedones, etc..en cara, cuello, parte superior del tronco y hombros. Los adolescentes lo sufren y puede ser de diversa gravedad.

– Acné comedón: aparece seborrea en la piel, pero es considerado el más leve.

– Acné papuloso: muchos comedones inflamados, y a veces lesiones con pus.

– Acné atrófico: a veces el acné papuloso evoluciona al acné atrófico, dejando cicatrices en la piel.

El acné no es nada agradable, y por eso la higiene es lo más importante, y no tocarse la cara, sobre todo con manos sucias. Hay jabones naturales preparados especialmente para luchar contra el acné y sus efectos negativos en la piel. Estos jabones están hechos para todo tipo de pieles, como no podía ser de otra manera, y sus ingredientes son ecológicos y no contienen ningún tipo de productos químicos o alcohol. Hay tres tipos de jabones en concreto que ayudan a proteger la piel y limpiarla de posibles heridas causadas por el acné. Está el jabón para acné facial para adultos que más que un jabón, se considera un limpiador de poros; entre sus ingredientes se encuentra el árbol de té, la palmarosa o la lavanda. El jabón para el acné corporal es el segundo tipo, y ayuda a la eliminación de los brotes de acné tanto en torso como en cuello, espalda, brazos y hombros. Sus aceites esenciales orgánicos también calman el escozor y el dolor. Y el jabón de acné para adolescentes es la tercera tipología, fabricado para los jóvenes; tiene aceites esencianes como la lavanda o la palmarosa, casi similar al jabón de acné para adultos.

Después hay otras modalidades como el jabón de glicerina con árbol de té como ingrediente principal. Este jabón natural contiene glicerina, como su nombre indica, y trata el acné de forma antibacteriana: desinfecta la piel. Proporciona lubricación y mejora la suavidad de la piel. Es una forma antiséptica de limpiar la piel.

¡Jabones para el verano!

El verano sigue con su calor tan habitual y yo te quiero ofrecer una variedad de jabones que encajan perfectamente con esta temperatura. Son jabones artesanos, que podrás fabricar tú mismo si dispones de tiempo para ello. Por ejemplo, el primer jabón que te traigo está hecho de tomate (muy beneficioso por sus vitaminas A, B, C y K, bioflavonoides y demás minerales como por ejemplo el hierro, calcio, magnesio, fósforo, potasio y sodio. El jabón también gozará de los beneficios del licopeno, un antioxidante que actúa protegiendo a todas las células de un organismo, evitando así su envejecimiento prematuro.

Además, también reduce la sensibilidad de la piel frente a la actuación del sol, y combate la epidermis, reduciéndola considerablemente. El licopeno es un pigmento que se encuentra sintetizado por plantas. El jabón de tomate y karité es el mejor jabón que podrías fabricarte con los consejos y pautas que he establecido hace tiempo. Tan solo tienes que modificar los ingredientes. El karité bio es un ingrediente en forma de manteca que suaviza las propiedades del jabón, y te protegerá contra los ataques continuos del sol. Entre otros ingredientes que posee, están aceites esenciales de romero, litsea cubeba, limón y naranja.

Otro jabón muy apropiado para épocas de calor permanente es el jabón de avena, leche y karité bio. El karité, como puedes comprobar, es un ingrediente muy utilizado para los jabones nutritivos. Este cremoso jabón tiene propiedades calmantes. Las partículas de la avena, como siempre, absorben la suciedad y los residuos celulares de la piel, respetando la hidratación propia de la piel. El fósforo del jabón reducirá la dureza del agua, por eso es un jabón con efecto relajante y muy suave. Produce un efecto emoliente sobre la piel, reduciendo las irritaciones de la piel, ya sean alérgicas o de otra causa. Las pieles secas serán las que más se beneficien de las propiedades de este jabón. La manteca de Karité es el mejor complemento de la piel para recubrirla como si fuera una fina capa protectora. Esta capa lucha contra la deshidratación, protegiéndola contra agresiones externas, solares, etc.. La regeneración de la piel es una de las curas más inmediatas para una piel estropeada, y gracias a este jabón, tus manos podrán comprobarlo por sí mismas. El aroma a almendras que incluye es otra de las características del jabón.

Fabricar jabón líquido de forma casera

¿Quieres fabricar jabón líquido y no sabes por dónde empezar? No te preocupes, intentaremos explicarte la manera más sencilla de hacerlo. Ya hemos publicado alguna entrada sobre ésto, pero debido a vuestras peticiones, hemos querido incidir en este tema. El jabón líquido se puede utilizar para muchas cosas, como por ejemplo, para lavar la ropa o las propias manos. Dependiendo de los ingredientes que utilices, podrás emplearlo de una u otra forma.

La elaboración de este tipo de jabones es una gran manera de contribuir con la naturaleza, la ecología, el medio ambiente, etc.. y además te ahorras un dinero que, aparentemente, no es mucho. Pero a la larga compensa. La higiene y la salud de tu piel son dos cuestiones que hay que tener bien presentes, por lo que es importante dedicarle un poco de tiempo a ésto. Si tú fabricas tu propio jabón, sabes qué componentes lleva, te inspirará mucha más confianza a la hora de usarlo. Los ingredientes no son nada caros, y con ellos podrás aprender a fabricar jabón casero como si del supermercado se tratara, tanto para tu uso personal como para limpiar la ropa, como bien hemos recalcado anteriormente.

Esta fórmula es muy básica y sencilla, así que tienes plena libertad para modificarla y añadirle ingredientes extra, a tu gusto, y personalizar el jabón como más desees. Con la práctica, podrás diseñar tu propio jabón, tu propia receta. La fórmula más utilizada y reconocida es la que contiene la sosa cáustica. Los ingredientes que necesitarás son los siguientes:

– Agua

– Sosa cáustica en escamas

– Sal

– Aceite de oliva

Cómo hacer el jabón:

Veamos, cada ingrediente viene acompañado de una medida concreta. De agua necesitaremos un litro, mientras con 25 gramos de sosa cáustica en escamas servirá. Además, 125 centímetros cúbicos de aceite de oliva y una pizca de sal. Y listo. Para prepararlo, habrás de seguir unos pasos:

– Coge un recipiente hondo que te sea cómodo para trabajar, y añade el agua. Incorpora, poco a poco y con mucho cuidado la sosa cáustica. Antes de tocar este material, se recomienda usar guantes. Ve revolviendo todo tranquilamente para asegurarte de que se haya disuelto por completo.

– Después se añade la sal y el aceite. Remueve el recipiente, o mete todo dentro de una batidora para que quede bien mezclado. Has de dejar la mezcla en el recipiente para repetir esto dos veces al día durante quince días. El recipiente tiene que estar en un lugar fresco y oscuro, destapado, durante esas dos semanas.

En cuanto lo hayas hecho, podrás aromatizar el jabón añadiéndole aceites esenciales, los que tú quieras. Tras los quince días, ya lo tienes listo para ser usado.