Category Archives: Historia del jabón

Procesos y definiciones

Hemos hablado de miles de opciones para crear jabones nuevos, pero aún no hemos comentado qué es el jabón o de dónde proviene. El jabón resulta de la combinación entre hidróxido de sodio y ácidos grasos. La mezcla de ambos se denomina saponificación. El ácido graso puede tener varios orígenes, ya sea animal o vegetal. Los aceites suelen formar parte de este grupo: aceite de coco, de rosa mosqueta, etc. El jabón se puede disolver en agua, como todos sabéis.

Desde su creación, el jabón se hizo sólido, que corresponde al material seco obtenido durante la preparación de la saponificación, los aceites y demás ingredientes. Existen varios tipos de jabones. El jabón de Marsella, el jabón de Alepo, el jabón de Castilla, el portugués azul y blanco, el de Brea y el jabón para el coche. Los jabones poseen propiedades concretas que permiten la limpieza, como por ejemplo, sus moléculas liposolubles e hidrosolubles. EL primer componente es el encargado de humedecer la grasa para disolverla, mientras que el segundo componente disuelve el jabón en el agua. Cuestión química. Por eso, cuando intentamos quitar manchas únicamente con el agua, nos encontramos con el problema de que no han desaparecido. Porque la grasa es indisoluble en agua. En cambio, el jabón bien puede encargarse tanto de la grasa como del agua.

La saponificación es un proceso a través del cual obtenemos el jabón, y es el mismo tanto para productos caseros como para productos industriales. Y tiene tres fases principales. La saponificación, el sangrado y el moldeado. La saponificación se lleva a cabo a través de la ebullición. Se hierve grasa, se incorpora poco a poco la sosa cáustica, y se va removiendo para que acabe siendo una masa algo espesa. Esa reacción es la que se conoce como saponificación.

El sangrado consiste en colocar el jabón en forma de gránulos sobre la superficie. Se incorpora sal común para que la mezcla cuaje correctamente. De ahí el nombre, sangrado o salado. De esta forma se consigue separar el jabón de la sosa y del agua.

El moldeado se lleva a cabo una vez el jabón se incorpora a otro recipiente en donde añadirle aceites, perfumes, y demás. Una vez que se enfríe el jabón, ya no se le puede añadir más ingredientes. Se vierte en moldes preseleccionados, se deja enfriar y se trocea.

El jabón: ¿Qué es y de dónde viene exactamente?

Hasta principios del siglo XX, la mayor del jabón que usaban nuestros antepasados era completamente natural y fabricado en casa. Entonces se aprovechaban las grasas procedentes de cocinar alimentos y del despiece de animales, que se conservaban hasta que había suficiente cantidad como para fabricar jabón. Pero todo esto cambió a partir de 1916, cuando debido a la Primera Guerra Mundial se produjo una escasez importante de grasas. Como alternativa a este ingrediente principal en la fabricación del jabón, algunas empresas comenzaron a desarrollar y fabricar los primeros jabones sintéticos, denominados detergentes.

Con la inmensa variedad de aceites y grasas que tenemos hoy en día a nuestra disposición, fabricar tu propio jabón resulta tremendamente económico y una excelente opción para todos aquellos preocupados por la calidad de los mismos. Porque no hay que olvidar que es esta la mejor opción en términos de beneficios para la salud y para el cuidado del medio ambiente.

Hacer jabón hoy en día resulta tremendamente sencillo gracias a una mayor comprensión de la química y por tener una experiencia mucho mayor que en aquellos años. Además, la variedad de ingredientes es inmensa, lo que permite que los jabones que podemos fabricar hoy en día en nuestras casas son mucho mejores y más beneficiosos para nuestra piel de lo que se podían permitir nuestros abuelos. Especial relevancia adquiere la amplia variedad existente de aceites vegetales a nuestra disposición.

Desde el punto de vista químico, el jabón no es más que una sal. Un ácido y una base reaccionan entre sí y son neutralizados para formar una sal o jabón. Dicho de un modo mucho más sencillo, los jabones son aceites o grasas mezcladas con hidróxido sódico o sosa caustica en un proceso denominado jabonificación.

Los jabones hechos a mano además contienen más cantidad de glicerina, que es bien conocida por favorecer la suavidad de la piel de manera natural.  La glicerina es otro de los conocidos ingredientes que poseen efectos higroscópicos, esto es, que provocan hidratación natural en la piel. Habitualmente se extrae durante el proceso de creación de un jabón comercial y se comercializa por separado como un producto realmente valorado en la cosmética actual. Hay que decir que los ingredientes naturales no están presentes en los jabones comerciales o , en caso de estarlo, es de manera testimonial acompañados de otros muchos ingredientes nada naturales. Es por eso que la única manera de asegurarse de que un jabón sea natural, es elaborándolo uno mismo en su casa. De esta manera tendremos la absoluta seguridad de la calidad del mismo y podremos decidir qué ingredientes y en qué cantidad pueden entrar a formar parte de los mismos e ir experimentando para saber cuáles le sientan mejor a tu piel.

Historia del jabón

Origen del jabón

Una excavación en la antigua Babilonia reveló evidencias de que los babilonios fabricaban jabón ya por el año 2800 A.C. Los babilonios fueron los primeros en hacer de la creación del jabón un oficio. Fabricaban el jabón a partir de grasas y cenizas llevadas a ebullición. El jabón se utilizaba para limpiar la lana y el algodón empleado en la fábrica de tejidos y de forma medicinal durante al menos 5000 años.

El papiro Eber (Egipto, 1550 A.C.) ya reveló que los antiguos egipcios mezclaban aceites vegetales y animales con sales alcalinas para producir una sustancia jabonosa.

De acuerdo a Plinio El Viejo, los fenicios usaban un sebo de cabra y cenizas de leña para crear jabón en el 600 A.C. Los primeros romanos hacían jabones en el primer siglo D.C. a partir de orina y el jabón era muy popular en el imperio romano.

Los celtas hacían su jabón de grasa animal y cenizas obtenidas a partir de plantas y denominaron el producto saipo, de donde prcede la palabra anglosajona soap (jabón).

Historia del jabón

La primera evidencia concreta que tenemos de usa sustancia parecida al jabón es del año 2800 A.C., los primeros fabricantes de jabón eran babilonios , mesopotámicos egipcios, griegos y romanos. Todos ellos creaban el jabón a partir de una mezcla de grasas, aceites y sales. El jabón no se usaba para el baño ni la higiene personal pero era producido para limpieza de utensilios de cocina o para propósitos medicinales, sobre todo los referidos a enfermedades de la piel. Las barras de jabón actuales se inventaron en el siglo XIX.

Verdades acerca del jabón

El jabón es un producto de limpieza elaborados a partir de ingredientes naturales que incluyen productos tanto animales como vegetales, en elementos como la grasa animal, sebos, aceites vegetales, de oliva o coco.
El jabón no se destina a uso personal hasta el siglo XVIII
Si bien al principio la técnica en la obtención de jabón era poco conocida, la alta demanda de productos a partir del jabón hizo que se extendieran diferentes técnicas hasta hoy en día. El precio del jabón se redujo sensiblemente en el 1791, cuando un francés llamado LeBlanc descubrió un proceso químico que permitía abaratar la fabricación del jabón.

20 años más tarde otro francés identificó las relaciones entre la glicerina, grasas y ácidos que marcaron el comienzo de la era moderna de la fabricación de jabón. En 1800 se descubrió otro método para su fabricación que abarató aún más su fabricación. Desde entonces no ha habido importantes descubrimientos y los procesos de fabricación no han variado apenas hasta hoy.

Los avances vinieron a partir de los desarrollos de la química, ya que permitió ir conociendo más acerca de los ingredientes. A mediados del siglo XIX, el jabón de baño se convirtió en un artículo independiente del jabón para lavar ropa. con mezclas de jabones empaquetados y vendidos para un uso personal. Los jabones líquidos fueron inventados en los años 70, y desde entonces poco han variado.