Category Archives: Jabón natural

El Aceite de Palma como ingrediente

El aceite de Palma es uno de los ingredientes que suele acompañar a la composición de jabones, y aunque no parezca nocivo, su extracción sí que lo es. Procedente mayoritariamente de Indonesia, las plantaciones de aceite de palma han destruido muchos hábitats y ecosistemas de animales que no saben dónde vivir, se han quedado sin sus “casas”. Estos hábitats no tienden a recuperarse, por lo que será vital luchar contra la utilización del ingrediente causante para colaborar con el ecosistema, puesto que hay miles de aceites esenciales que se pueden incorporar a la fabricación del jabón.

Uno de los problemas de la extracción del aceite de Palma es la tala de árboles. La tala ilegal es uno de los factores que han acabado con el ecosistema de orangutanes en Borneo y Sumatra. Hablamos del 90% de hábitat destruido. A estas cifras se une el número de orangutanes muertos cada año (entre cinco mil y diez mil) Una barbaridad. Según las Naciones Unidas, dentro de 15 años el 98% de los bosques tropicales de Indonesia y Malasia pasarán a la historia. Y el 90% del aceite de palma precisamente pertenece a estos dos países.

Los cosméticos actuales utilizan el 6,7% del aceite de palma que se extrae de estos países. Este ingrediente tiene otras utilizaciones que también deberían erradicarse, pero parece tarea imposible. Actualmente existen muchos productos y jabones que no utilizan aceite de palma, sino que se sirven de otros ingredientes ecológicos que ni dañan nuestra salud ni afectan al medio ambiente. Así debería ser todo.

El aceite de palma, concretamente, es un aceite que se obtiene del mesocarpio de la fruta de la palma Elaeis guineensis. Este aceite tiene un gran volumen de producción y es rico tanto en Vitamina A como Vitamina E. En realidad el ingrediente en sí es bueno para la piel. Pero la forma en la que lo extraen, destruyendo bosques, parajes y hábitats, no es lo más correcto cuando puedes sustituir con facilidad tal ingrediente por otro que posea mismas propiedades y no dañe al ecosistema.

La palma, para más información sobre este ingrediente, procede de África occidental, pero de ahí se pasó a extraerla de América, introducida por Colón en uno de sus viajes. Después de éso, pasó a instalarse el cultivo en Asia, y desde entonces se ha asentado en este continente.

Todos los que quieran fabricar jabones primero tendrán que tener en cuenta de dónde proceden los ingredientes que utilizan, y si conviene utilizar algunos o es mejor sustituirlos por otros más ecológicos. La ventaja del mundo del jabón es la cantidad de ingredientes que posee.

Jabón casero para luchar contra el acné

El acné es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel que se caracteriza por la formación de pústulas y cicatrices, entre otras cosas, no solo en la cara sino también en el tronco. El acné podría clasificarse según los grados de intensidad en las marcas:

–          Acné leve: las lesiones o cicatrices principales no son inflamatorias.

–          Acné moderado: aumenta el número de pápulas y pústulas, entre 10 y cuarenta unidades. El tronco también sufre de esta enfermedad de forma moderada.

–          Acné moderadamente grave: el número de pústulas asciende de 40 a 100, y poseen lesiones nodulares profundas. Cara, torso y espalda.

–          Acné grave: son muchas las lesiones que dañan la piel del sujeto, de forma dolorosa además.

Según el tipo de acné que sea, puede clasificarse en:

–  Acné vulgar: aparecen póstulas, nódulos, comedones, etc..en cara, cuello, parte superior del tronco y hombros. Los adolescentes lo sufren y puede ser de diversa gravedad.

– Acné comedón: aparece seborrea en la piel, pero es considerado el más leve.

– Acné papuloso: muchos comedones inflamados, y a veces lesiones con pus.

– Acné atrófico: a veces el acné papuloso evoluciona al acné atrófico, dejando cicatrices en la piel.

El acné no es nada agradable, y por eso la higiene es lo más importante, y no tocarse la cara, sobre todo con manos sucias. Hay jabones naturales preparados especialmente para luchar contra el acné y sus efectos negativos en la piel. Estos jabones están hechos para todo tipo de pieles, como no podía ser de otra manera, y sus ingredientes son ecológicos y no contienen ningún tipo de productos químicos o alcohol. Hay tres tipos de jabones en concreto que ayudan a proteger la piel y limpiarla de posibles heridas causadas por el acné. Está el jabón para acné facial para adultos que más que un jabón, se considera un limpiador de poros; entre sus ingredientes se encuentra el árbol de té, la palmarosa o la lavanda. El jabón para el acné corporal es el segundo tipo, y ayuda a la eliminación de los brotes de acné tanto en torso como en cuello, espalda, brazos y hombros. Sus aceites esenciales orgánicos también calman el escozor y el dolor. Y el jabón de acné para adolescentes es la tercera tipología, fabricado para los jóvenes; tiene aceites esencianes como la lavanda o la palmarosa, casi similar al jabón de acné para adultos.

Después hay otras modalidades como el jabón de glicerina con árbol de té como ingrediente principal. Este jabón natural contiene glicerina, como su nombre indica, y trata el acné de forma antibacteriana: desinfecta la piel. Proporciona lubricación y mejora la suavidad de la piel. Es una forma antiséptica de limpiar la piel.

¡Jabones para el verano!

El verano sigue con su calor tan habitual y yo te quiero ofrecer una variedad de jabones que encajan perfectamente con esta temperatura. Son jabones artesanos, que podrás fabricar tú mismo si dispones de tiempo para ello. Por ejemplo, el primer jabón que te traigo está hecho de tomate (muy beneficioso por sus vitaminas A, B, C y K, bioflavonoides y demás minerales como por ejemplo el hierro, calcio, magnesio, fósforo, potasio y sodio. El jabón también gozará de los beneficios del licopeno, un antioxidante que actúa protegiendo a todas las células de un organismo, evitando así su envejecimiento prematuro.

Además, también reduce la sensibilidad de la piel frente a la actuación del sol, y combate la epidermis, reduciéndola considerablemente. El licopeno es un pigmento que se encuentra sintetizado por plantas. El jabón de tomate y karité es el mejor jabón que podrías fabricarte con los consejos y pautas que he establecido hace tiempo. Tan solo tienes que modificar los ingredientes. El karité bio es un ingrediente en forma de manteca que suaviza las propiedades del jabón, y te protegerá contra los ataques continuos del sol. Entre otros ingredientes que posee, están aceites esenciales de romero, litsea cubeba, limón y naranja.

Otro jabón muy apropiado para épocas de calor permanente es el jabón de avena, leche y karité bio. El karité, como puedes comprobar, es un ingrediente muy utilizado para los jabones nutritivos. Este cremoso jabón tiene propiedades calmantes. Las partículas de la avena, como siempre, absorben la suciedad y los residuos celulares de la piel, respetando la hidratación propia de la piel. El fósforo del jabón reducirá la dureza del agua, por eso es un jabón con efecto relajante y muy suave. Produce un efecto emoliente sobre la piel, reduciendo las irritaciones de la piel, ya sean alérgicas o de otra causa. Las pieles secas serán las que más se beneficien de las propiedades de este jabón. La manteca de Karité es el mejor complemento de la piel para recubrirla como si fuera una fina capa protectora. Esta capa lucha contra la deshidratación, protegiéndola contra agresiones externas, solares, etc.. La regeneración de la piel es una de las curas más inmediatas para una piel estropeada, y gracias a este jabón, tus manos podrán comprobarlo por sí mismas. El aroma a almendras que incluye es otra de las características del jabón.

Jabón facial de arcilla verde

No he hablado aún de los jabones preparados con arcilla verde, y son muy efectivos para aquellos que tengan pieles grasas. Preparar jabón, como ya he expuesto en algún que otro post, no es algo complicado, pero se necesitan los ingredientes adecuados, el tiempo necesario, y  la dosis de paciencia que siempre se requiere para este tipo de manualidades.

Las propiedades del jabón de arcilla verde son muy beneficiosas, y en este caso, será un jabón de uso facial. Muchas mujeres tienen zonas grasas, como la conocida “Zona T” (frente y nariz) y otras tienen pieles mixtas o secas. Para cada mujer será necesario utilizar un tipo de jabón concreto, y éste está pensando para pieles grasas.

Las impurezas y los puntos negros desaparecerán poco a poco si se utiliza con asiduidad este jabón facial, porque la arcilla verde limpia la piel en profundidad. Actúa como un absorbente de la grasa, y también aporta frescor, algo bastante necesario ahora que estamos en verano. La piel se volverá más elástica y nutrida una vez se empiece a utilizar este jabón. Este jabón tiene propiedades propias del aceite esencial del árbol de té, un ingrediente muy recurrido en estos casos debido a sus propiedades bactericidas y antisépticas. La esencia de cedro y pino son las encargadas de aportar la fragancia más o menos intensa.

Los ingredientes de este jabón son: aceite de oliva, coco, ricino, rosa mosqueta (muy bueno para las cicatrices y estrías) manteca de cacao y karité, aceite esencial de árbol de té, cedro, pino, agua e hidróxido sódico. La arcilla verde aporta muchos beneficios a la piel, y no solo desde un punto medicinal. La estética también hay que cuidarla. De entre su composición, es importante mencionar todos los minerales que tiene, como el silicio, por ejemplo, o el aluminio, hierro, calcio, magnesio, sodio y potasio. Las propiedades medicinales son clave para mantener una piel sana e hidratada, libre de impurezas y de granos indeseados; y las propiedades antiinflamatorias están dentro de la arcilla verde, al igual que el cataplasma.

El día de la madre ya está aquí

¿Qué mejor regalo para nuestras madres que un buen jabón casero de mil formas y colores? Desde Jabones.biz queremos recomendarte los mejores jabones, tanto manuales como comprados para aquellos que no tienen mucho tiempo.

Bien es cierto que madre solo hay una, por eso te traemos una serie de productos y regalos tan bien envueltos y tan originales y llenos de colorido que…¡no dejará indiferente a nadie!

Esta sombrerera colorida tiene todos los olores propios de la primavera. Todas las madres del mundo se merecen disfrutar y deleitarse con las delicias de estos productos. Todos son de Lush, y contiene seis productos diferentes que harán que nuestra madre se sienta en el paraíso, como mínimo. El gran paquete contiene una bomba de jardín secreto, una burbuja reutilizable Madame Butterfly, la Burbuja Pastel de Calabaza, un acondicionador muy divertido, una crema corporal Dream Cream y un jabón Sultana de 100 gramos. Ésta es una de las opciones que te planteo. Lush tiene muchos otros productos diseñados exclusivamente para el día de la madre. Si te ha llamado la atención éste, no dudes en visitar su página web.

En cambio, Saper opta por otro tipo de pack de jabones.

En esta bolsa para regalo encontrarás que todos los productos están envueltos en una fina capa de cartón, cuanto más orgánico y saludable para el medio ambiente, mejor. La asa es de cuerda natural, para continuar con el cuidado del medio ambiente. Lleva, además, una flor de cristal y una etiqueta personalizada en donde poder poner el nombre de tu madre. El contenido es una crema corporal de 250 ml, hecho con aloe vera y azahar, una pastilla de jabón que puede ser de aloe vera, arcilla verde, romero y karité, cera y miel, lavanda y karité, exfoliante de avena o caléndula. Podrás escoger entre todos estos ingredientes para ver cuál se adecua más a los gustos de tu madre. Además, hay un jabón pequeño en forma de flor, es un regalo que viene con el pack.

Si nada de esto te convence porque estás convencido de que quieres regalarle un jabón casero, aquí te dejo los ingredientes necesarios para prepararlo:

– Aceite de oliva

– Aceite de palma

– Aceite de coco

– Manteca de Karité

– Flor de lavanda (dos flores secas)

– Esencia de lavanda

– Alcoholato de mirra

– Extracto de semilla de pomelo

– Dióxido de titanio

– Elixir de minerales

– Hidróxido de sodio

El proceso para preparar este jabón es similar a otros jabones que hemos ido viendo paso a paso. La diferencia es que, en este caso, habrá que triturar dos hojas de lavanda secas hasta que se convierta en polvo, y añadirlo a la mezcla que hayamos creado para hacer el jabón. ¿Por qué el karité? La manteca de Karité tiene muchas propiedades beneficiosas para la piel, como por ejemplo, dotarla de un tacto suave y untuoso, hidratarla, devolverle elasticidad, etc.. Si tenéis duda sobre cómo preparar jabones con ingredientes fuera de lo común, solo tenéis que consultar la entrada en la que detallamos cómo hacer jabones de vainilla y almendras.

 

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE A TODOS!

 

Aceites esenciales, arcillas, barro y extractos para nuestra piel

Los mejores complementos para decorar e intensificar tus jabones… aquí los tienes. Desde los aceites más utilizados hasta las infusiones que mejor tratan nuestra piel.

Aceites Esenciales:

Es conocido por todo el mundo que los aceites provienen de las plantas, y lo único que ha evolucionado con el tiempo ha sido la manera de extracción y su uso, cambiando según las épocas, adaptándose a nuevas necesidades, etc.. Los orígenes se sitúan en las primeras civilizaciones. La literatura propia de la India describe minuciosamente más de 700 sustancias diferentes con las que crear aceites esenciales: canela, nardo, mirra, cilantro, jengibre…

En China, sin embargo, la tradición muestra una conexión directa con la acupuntura, técnica milenaria que se sirve del opio, jengibre y alcanfor como métodos terapéuticos del ritual. En el Antiguo Egipto, sus trucos higiénicos se remontan a las plantas medicinales como el cerro y la mirra, empleados mayoritariamente para cubrir los cadáveres, en embalsamamientos, etc…

Los aceites esenciales requieren de un estudio profundo para averiguar a ciencia cierta cuáles son sus consecuencias positivas, y cuáles son los beneficios para la piel. Los aceites más utilizados son el de la rosa, el geranio, árbol de té, limón, clavo, canela, menta, eucalipto, azahar, lavanda…

Las arcillas y barros:

 La arcilla tiene como componentes ciertos minerales naturales que tienen grandes beneficios sobre la piel. Dependiendo de los minerales que sean, las arcillas tendrán una u otra utilidad. Por ejemplo:

– La arcilla roja: se utiliza normalmente para las pieles mixtas, y sobre todo, las grasas. Está recomendado para problemas cutáneos como la cuperosis, acné, herpes, psoriasis, transpiración excesiva, etc…

– La arcilla blanca: también recibe el nombre de caolín, y es un buen exfoliante para la piel. Nutre, cicatriza y además prevé las arrugas, alargando su aparición. Las pieles más indicadas para este tipo de arcilla son las secas y sensibles.

– La arcilla rosa: es una combinación entre la arcilla roja y la blanca.

– La arcilla verde: es buena para absorber y cicatrizar. Antiséptica como ninguna, se utiliza normalmente sobre pieles mixtas y grasas; los casos de dermatitis también verán un resultado positivo.

– La arcilla azul: tiene su origen en la ceniza volcánica australiana, y es perfecta para pieles grasas.

– Rhassoul: su origen se sitúa en Marruecos, y su principal función es la de hidratar y alimentar a la piel.

– El barro del Mar Muerto: Hidratan, calman y relajan. Su acción reductora de toxinas provocan una estimulación en la cicatrización de posibles heridas.
Los extractos:
Podemos agruparlos en tres sustancias: algas, aloe vera y frutas y verduras:
Algas: ejemplos como kombu, coralina officinalis, wakame o spirulina son perfectos para devolverle a la piel las vitaminas que puede haber perdido con el tiempo. Los minerales, el iodo y el magnesio también forman parte de sus beneficios. Su utilización produce una oxigenación de la piel, reafirmándola y desintoxicándola; se nutre y además alarga la posible aparición de arrugas.
Aloe Vera: el resultado de tan natural remedio se obtiene triturando las hojas de aloe vera que normalmente rondan los tres años. Entre sus beneficios, se encuentra sus efectos anti inflamatorios, cicatrizantes y sobre todo, regeneradores. Las llagas, manchas, psoriasis o el acné son los principales problemas a los que hace frente.
Frutas y verduras: La piña, el tomate, la granada o las uvas son algunas de las frutas o verduras que contribuyen a una piel más hidratada. Antioxidantes, astringentes, hidratantes o simplemente capaces de activar la circulación, estos elementos son muy recomendables, sobre todo si quieres hacer jabón casero natural.

El renacer de los jabones naturales

En medio del fervor por la cosmética natural, los jabones artesanales ela­borados con recetas naturales resurgen de sus cenizas y su consumo crece como la espuma. Cuenta la leyenda que el primer jabón fue descubierto por casualidad en Roma, cuando unas escla­vas lavaban la ropa en la orilla del río Monte Sapo, donde se hacían numerosos sacrificios animales y los restos de grasa mezclados con la ceniza de madera eran arrastrados por las lluvias monte aba­jo. Estos restos acababan así en el río, donde las mujeres notaron que en esa zona la ropa quedaba más limpia.

Los egipcios utilizaban ya un producto que consistía en un mezcla de agua, aceite y ceras vegetales y animales, fórmula que heredarían más tarde griegos y romanos. En el siglo VII la industria del jabón creció como la espuma, iniciándose precisamente en la ciudad de Savona (Italia), de donde recibe su nombre el jabón. Éste se obtenía a partir de una mezcla con base de aceite de oliva que ya habían utilizado anteriormente los musulmanes. En el siglo XV aparece por fin el famoso jabón de Marsella, origen más cercano de nuestro actual jabón natural.

Lo cierto es que el nacimiento del jabón se pierde en la bruma de los tiempos. Algunos pocos afortunados han podido ver cómo sus abuelas continúan elaborando el jabón casero con la receta tradicional, pero la verdad es que esta tradición está en desuso. Hoy en día, es complicado ver a los niños merodeando alrededor del cubo de jabón casero para meter las manos en un descuido de los adultos, o suplicando que les dejen “ayudar” en la tarea.

Por suerte, con el auge de la cosmética natural y el ecologismo, surgió con fuerza la industria jabo­nera natural. Estos jabones son cien por cien naturales y, dependiendo de los ingredientes utilizados en su elaboración, cumplen funciones específicas para nuestra piel. Podemos encontrar en el mercado todo tipo de jabones naturales, con la receta de nuestras abuelas mejorada para satisfacer nuestras necesidades: jabones perfumados, decorados, con ingredientes exóticos, de flores, de frutas…

Aprovechando el auge de la jabonería natural, se organizan también talleres de elaboración de jabo­nes artesanales, en los que los asistentes pueden crear sus propias pastillas a base de ingredientes tan comunes como el aceite de oliva, leche, miel, tomillo o romero. Los jabones naturales se convierten así en una artesanía que no hace tanto era algo común en las casas españolas.

De todas las formas y colores, los jabones naturales son también un lujo asequible a nuestros bolsi­llos que podemos regalar ahora que se acercan la Navidad y sus regalos. El comprador de jabones puede personalizar sus cestas de regalo con accesorios de baño naturales para regalar a amigos y familiares. Existen numerosas tiendas especializadas, como la famosa cadena Enjabonarte, que ofre­cen posibilidades infinitas para que seas tan creativo como quieras: cestas, bolsas regalo, recipientes especiales… Ya sea para el baño, la ducha o simplemente para lavarse las manos, estos pequeños tesoros perfu­mados son un regalo útil, bonito y agradable que será apreciado por cualquiera en estas y en todas las fechas señaladas que vendrán.

La expansión del jabón natural

Los jabones naturales se hacen un hueco en nuestra vida diaria. Sus propiedades beneficiosas para la piel y su carácter ecológico les otorgan el valor especial que ocupan en nuestra higiene personal, y la facilidad para fabricarlos nosotros mismos lo convierten en un excelente hobby. Las posibilidades son enormes: desde sus olores, colores y formas hasta su composición, clave en el cuidado que deseemos para nuestra piel.

Los negocios dedicados a su comercialización se han extendido a lo largo de los últimos años. La posibilidad de mejorar el cuidado de la piel y beneficiarse de sus numerosas propiedades también ha atraído la atención de los consumidores. Sus precios son algo más elevados que los jabones comunes, pero sus propiedades y su variedad marcan la diferencia. Pero el valor económico no debería impedirnos disfrutar a un nuevo nivel de los jabones naturales, pues su elaboración está al alcance de quien lo desee.

Hacer nuestros propios jabones es muy sencillo y tan solo necesitamos un pequeño grupo de ingredientes de fácil acceso. A partir de los más básicos, elaborados a base de agua, sosa cáustica y una amplia gama de aceites, disponemos de una gran variedad de creaciones. Aceite de coco, rosa mosqueta, sésamo, aceite de oliva e incluso chocolate son varios de los ingredientes posibles, prueba de la variedad y de las posibilidades de los jabones naturales.

Uno de los más extendidos es el compuesto a base de aloe vera, gracias a su popularidad inicial y a sus propiedades regeneradoras de la piel. Sus ingredientes también son de fácil acceso, por lo que se trata de una buena iniciación. No por ello deberíamos tener miedo a probar otro tipo de ingredientes, pues el proceso de fabricación varía muy poco.

Se trata de un hobby del que podemos obtener gran utilidad en nuestro día a día o ser una alternativa para hacer un regalo original y elaborado por nosotros mismos. Otro aliciente es carácter natural, algo a tener muy en cuenta pues al utilizar recursos ecológicos no perjudicamos al medio ambiente y nuestra piel lo agradecerá. La gran variedad de jabones y composiciones permite crearlos a medida y en base a nuestras necesidades. Tan solo necesitaremos conocer los ingredientes adecuados.

Internet nos abre las puertas al mundo de los jabones naturales y los recursos que ofrece la red son muy numerosos. Blogs y vídeotutoriales ponen a nuestro alcance todos lo necesario para elaborar nuestros jabones. Si queremos dar un paso más, disponemos de numerosos talleres en los cuales tendremos todo lo necesario por un precio muy asequible. Solo necesitaremos aplicar nuestra dosis de iniciativa y creatividad para poder disfrutar de esta alternativa ecológica y saludable.

Beneficios del jabón natural

Los jabones naturales son más aptos para el cuidado de la piel que los jabones comerciales ya que están libres de sustancias químicas y proporcionan una serie de ventajas en el cuidado dermatológico diario.

Un jabón natural es aquel que ha sido fabricado con ingredientes saludables de origen vegetal como, por ejemplo, aceites vegetales, aceites esenciales o materias primas que no proceden de animales. Su composición básica es el aceite y el agua pero para darle aroma y color se le pueden añadir otros ingredientes como hierbas aromáticas o aceites y leches de diversos aromas como el coco, entre otros.

Existen múltiples recetas para hacer estos jabones en casa, pero, si no somos muy mañosos a la hora de elaborar productos caseros, en la actualidad, hay numerosas tiendas en las que podemos encontrar estos jabones.

Hay muchas variedades de jabones naturales y cada tipo posee unas propiedades específicas con unos beneficios diferentes. Por lo general, el jabón natural otorga a la piel una mejor hidratación y nutrición de la que proporciona el jabón industrial pero, también, ayuda a mantener los aceites naturales de nuestra piel, aporta una mayor suavidad y elasticidad además de poseer un efecto antioxidante y tónico, no reseca la piel y ayuda al mantenimiento de su ph natural y, como curiosidad, los aromas y aceites de estos productos despiertan los sentidos.

Centrándonos en las propiedades específicas de cada tipo, los jabones de glicerina son muy recomendables para las pieles grasas; los jabones dermatológicos ayudan a combatir las irritaciones esporádicas o crónicas de la piel; los jabones terapéuticos son especiales para el cuidado de pieles con psoriasis, micosis cutánea y otras enfermedades; los jabones suaves son recomendados para las pieles sensibles al estar fabricados con aguas termales y los jabones humectantes son los más apropiados para las pieles secas.

También es habitual clasificar los jabones naturales según sus componentes más destacados y, a partir de ahí, especificar sus diferentes propiedades. Por ejemplo, el jabón de caracol ayuda a mantener el equilibrio ácido/graso de la piel, disminuye la irritación y cura el acné. El jabón de avena es exfoliante y muy apropiado para las pieles delicadas. Los jabones a base de cítricos están especialmente recomendados para pieles grasas, hidratan y refrescan. Aquellos que contienen rosa mosqueta son buenos cicatrizantes y regeneran y reparan la piel dañada. El jabón de aloe vera es un protector de la piel, regenera, cicatriza, suaviza, hidrata y combate el acné. Por su parte, el uso del jabón de caléndula está recomendado para pieles secas y delicadas, niños y bebés, ya que es un gran hidratante.

Hay muchos tipos de jabones y cada uno presenta unas cualidades diferentes, además de aromas, colores y texturas, pero elegir el adecuado para nuestro tipo de piel es muy importante porque, gracias a una correcta elección, podemos prevenir la formación de espinillas, el exceso de grasa o sequedad y, además, conseguiremos que nuestra piel esté mejor exfoliada y mucho más limpia, sana y radiante.

¡Enjabónate!

En pastilla, en polvo, en crema, líquido, para lavar la ropa, para la higiene personal…así era y así es la joya de la cosmética

Su origen no está claro, ni siquiera se sabe quién, dónde y cuándo se fabricó el primer jabón de la historia, pero lo que sí sabemos es que el imperio romano fue el encargado de difundir su fabricación y su uso por toda la civilización  en torno al año 3000 d.C. Muchos de nuestros antepasados y muchas de nuestras abuelas siguen optando hoy por fabricar  el jabón en casa a base de mezclar aceite de freír usado, sosa cáustica y agua, vertiéndolo sobre un recipiente de barro, dejándolo reposar de 24 a 48 horas y…¡voilà!

Pero volviendo a la actualidad, encontramos dos grandes clases de jabones: los naturales y los de fabricación industrial o comercial. La diferencia entre ambos (además del precio) , es sencilla. Los primeros están exentos de componentes químicos, por tanto, no existen riesgos de padecer irritaciones o cualquier otro tipo de reacción cutánea, ideal para las pieles más sensibles. En cambio, los jabones industriales no siempre son de buena calidad, llevan detergentes que provocan sequedad de la piel y llevan compuestos químicos que en muchos casos son los causantes de esas reacciones alérgicas.

Cuando todos nosotros nacimos en todas las casas existía un jabón pero esto no siempre ha sido así, la industria jabonera ha tenido una evolución lenta y compleja. Hoy multitud de reconocidas firmas de cosméticos y perfumes como Estée Lauder, Dior o Chanel han sacado su propia línea de perfumes con los jabones a juego en cuanto a aroma se refiere.

Por si todo esto fuera poco, se han puesto muy de moda tiendas que se dedican exclusivamente a la fabricación de jabones artesanales. Metros antes de entrar en estas tiendas te inunda una sensación de olores, se venden al peso y están expuestos en bloques sin ningún tipo de envase para evitar que el jabón pierda sus propiedades. Nos garantizan que son jabones 100% naturales al estar libres de grasas animales y de aceite de palma.

Aquí existe un jabón para cada cliente con nombres tan peculiares como el jabón “Miranda”, “Sultona” o “Bohemia” dependiendo de si lo que estás buscando es un jabón común, aromático, humectante, para el baño, para la cocina…los precios de estas jabones  oscilan entre los 3 y los 7 euros por 100 gramos,  y si lo que buscas es un regalo diferente aquí lo encontrarás con una exquisita presentación.

Como veis existen jabones para todos los bolsillos, para todas las partes y de todas las calidades, anímate y date un capricho o fabrícalo tu mismo que ya se sabe que a veces lo más sencillo es lo mejor.