Tag Archives: día de la madre

El día de la madre ya está aquí

¿Qué mejor regalo para nuestras madres que un buen jabón casero de mil formas y colores? Desde Jabones.biz queremos recomendarte los mejores jabones, tanto manuales como comprados para aquellos que no tienen mucho tiempo.

Bien es cierto que madre solo hay una, por eso te traemos una serie de productos y regalos tan bien envueltos y tan originales y llenos de colorido que…¡no dejará indiferente a nadie!

Esta sombrerera colorida tiene todos los olores propios de la primavera. Todas las madres del mundo se merecen disfrutar y deleitarse con las delicias de estos productos. Todos son de Lush, y contiene seis productos diferentes que harán que nuestra madre se sienta en el paraíso, como mínimo. El gran paquete contiene una bomba de jardín secreto, una burbuja reutilizable Madame Butterfly, la Burbuja Pastel de Calabaza, un acondicionador muy divertido, una crema corporal Dream Cream y un jabón Sultana de 100 gramos. Ésta es una de las opciones que te planteo. Lush tiene muchos otros productos diseñados exclusivamente para el día de la madre. Si te ha llamado la atención éste, no dudes en visitar su página web.

En cambio, Saper opta por otro tipo de pack de jabones.

En esta bolsa para regalo encontrarás que todos los productos están envueltos en una fina capa de cartón, cuanto más orgánico y saludable para el medio ambiente, mejor. La asa es de cuerda natural, para continuar con el cuidado del medio ambiente. Lleva, además, una flor de cristal y una etiqueta personalizada en donde poder poner el nombre de tu madre. El contenido es una crema corporal de 250 ml, hecho con aloe vera y azahar, una pastilla de jabón que puede ser de aloe vera, arcilla verde, romero y karité, cera y miel, lavanda y karité, exfoliante de avena o caléndula. Podrás escoger entre todos estos ingredientes para ver cuál se adecua más a los gustos de tu madre. Además, hay un jabón pequeño en forma de flor, es un regalo que viene con el pack.

Si nada de esto te convence porque estás convencido de que quieres regalarle un jabón casero, aquí te dejo los ingredientes necesarios para prepararlo:

– Aceite de oliva

– Aceite de palma

– Aceite de coco

– Manteca de Karité

– Flor de lavanda (dos flores secas)

– Esencia de lavanda

– Alcoholato de mirra

– Extracto de semilla de pomelo

– Dióxido de titanio

– Elixir de minerales

– Hidróxido de sodio

El proceso para preparar este jabón es similar a otros jabones que hemos ido viendo paso a paso. La diferencia es que, en este caso, habrá que triturar dos hojas de lavanda secas hasta que se convierta en polvo, y añadirlo a la mezcla que hayamos creado para hacer el jabón. ¿Por qué el karité? La manteca de Karité tiene muchas propiedades beneficiosas para la piel, como por ejemplo, dotarla de un tacto suave y untuoso, hidratarla, devolverle elasticidad, etc.. Si tenéis duda sobre cómo preparar jabones con ingredientes fuera de lo común, solo tenéis que consultar la entrada en la que detallamos cómo hacer jabones de vainilla y almendras.

 

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE A TODOS!

 

El día de la madre se acerca….

¿Qué mejor regalo para una madre que unos aromáticos jabones caseros? Comprarlos es lo más fácil del mundo, y las madres se merecen lo mejor. Así que…manos a la obra. Esta vez os traigo la posibilidad de hacer jabón casero de naranja, miel y canela. Algo especial para una persona especial.

Empecemos por los ingredientes necesarios (para doce piezas de jabón, aproximadamente)

– 210 gramos de Aceite de Oliva

– 210 gramos de Aceite de Babasu

– 140 gramos de Aceite de Coco

– 140 gramos de Aceite de Jojoba

– Menos de 100 g de Sosa Cáustica. 95 gramos será lo más adecuado.

– 230 gramos aproximadamente de Agua

– Miel (utilizaremos únicamente una cucharada pequeña)

– Canela en polvo

– Un limón (emplearemos la cáscara)

– Gafas

– Mascarilla

– Un molde

– Un recipiente

– Una olla

Para darle el toque a naranja, necesitaremos un Aceite Esencial de Naranja, y utilizaremos 20 gramos del mismo (unas ochenta gotas)

Elaboración:

  • Para evitar que la Sosa Cáustica afecte negativamente a nuestro mobiliario, es mejor tomar precauciones y cubrir la zona de trabajo con papel de cocina o periódicos mismamente. Posteriormente cogeremos un recipiente en donde realizar las mezclas pertinentes. En mi caso, es un bol rectangular de silicona, simple y muy útil (aguanta bien las altas temperaturas) Yo he optado por cubrir la superficie con un poco de canela, para que decore mejor los jabones.
  • Lo primero que hay que hacer es medir los aceites, las mantecas y todos los ingredientes para fundirlos bien a fuego lento. Para ello, necesitarás una olla. La clave está en no calentarlo todo a más de 70º.
  • El agua lo mediremos con un vaso, como es lógico. Y después nos enfundamos bien las gafas de protección (para evitar la corrosión de los elementos químicos) y la mascarilla, protegidos en condiciones para que la sosa cáustica no nos afecte. Mediremos ésta en otro vaso aparte. Una vez en la zona del fregadero, vertemos la sosa cáustica dentro del vaso de agua. Después removemos bien, lo que producirá una serie de vapores, pero ¡no asustarse! Es normal. Se deja enfriar un poco, y añadimos la cucharada de miel. El líquido se tornará en otro color.
  • En este caso será recomendable utilizar una batidora, a pesar de que podamos arriesgarnos a que el jabón salga más líquido de lo normal. Los aceites calentados en la olla tienen que estar a 35º o máximo a 40º. Los añadimos dentro de la batidora junto con los aceites que lo espesarán más, y todo ello se mezclará a máximo 65º. Mi recomendación es que trabajéis con temperaturas más reducidas, entre 25º y 30º es ideal.
  • Añadimos la sosa cáustica, la miel y el agua a la batidora para mezclarlo todo bien, sin habernos quitado las gafas y la mascarilla, elementos importantes. Cuando el líquido esté completamente espeso (parecido a un pudding) el jabón ya estará en su punto. Dejamos reposar la  mezcla mientras rallamos la piel de un limón. También lo incorporamos a la mezcla, junto con los aceites esenciales, y se remueve todo nuevamente. No dejéis que el jabón se enfríe, pues el proceso de saponificación requiere de cierta temperatura.
  • Cuando esté todo bien mezcladito, empieza la fase del molde. Los moldes suelen tener una textura blanda y maleable, por lo que es mejor que los coloquéis sobre una superficie firme y dura. Vertemos toda la mezcla por el molde, uniformemente, y lo envolvemos con toallas para evitar que pierda el calor. Acto seguido, tanto el molde como la superficie dura que hayamos seleccionado (bien vale una tabla de madera) y lo colocamos sobre una zona en donde pueda reposar sin obstáculos. Necesitará de unas cuántas horas (desde 6 horas hasta 24 horas) para que el proceso se complete. Cuando el molde ya no desprenda calor, la saponificación habrá finalizado.
  • Después llega el proceso de corte; habrá que cortar con cuidado las piezas de jabón, y dejarlos reposar durante un par de semanas para que maduren y se queden perfectamente compactas.