Tag Archives: historia

El jabón: ¿Qué es y de dónde viene exactamente?

Hasta principios del siglo XX, la mayor del jabón que usaban nuestros antepasados era completamente natural y fabricado en casa. Entonces se aprovechaban las grasas procedentes de cocinar alimentos y del despiece de animales, que se conservaban hasta que había suficiente cantidad como para fabricar jabón. Pero todo esto cambió a partir de 1916, cuando debido a la Primera Guerra Mundial se produjo una escasez importante de grasas. Como alternativa a este ingrediente principal en la fabricación del jabón, algunas empresas comenzaron a desarrollar y fabricar los primeros jabones sintéticos, denominados detergentes.

Con la inmensa variedad de aceites y grasas que tenemos hoy en día a nuestra disposición, fabricar tu propio jabón resulta tremendamente económico y una excelente opción para todos aquellos preocupados por la calidad de los mismos. Porque no hay que olvidar que es esta la mejor opción en términos de beneficios para la salud y para el cuidado del medio ambiente.

Hacer jabón hoy en día resulta tremendamente sencillo gracias a una mayor comprensión de la química y por tener una experiencia mucho mayor que en aquellos años. Además, la variedad de ingredientes es inmensa, lo que permite que los jabones que podemos fabricar hoy en día en nuestras casas son mucho mejores y más beneficiosos para nuestra piel de lo que se podían permitir nuestros abuelos. Especial relevancia adquiere la amplia variedad existente de aceites vegetales a nuestra disposición.

Desde el punto de vista químico, el jabón no es más que una sal. Un ácido y una base reaccionan entre sí y son neutralizados para formar una sal o jabón. Dicho de un modo mucho más sencillo, los jabones son aceites o grasas mezcladas con hidróxido sódico o sosa caustica en un proceso denominado jabonificación.

Los jabones hechos a mano además contienen más cantidad de glicerina, que es bien conocida por favorecer la suavidad de la piel de manera natural.  La glicerina es otro de los conocidos ingredientes que poseen efectos higroscópicos, esto es, que provocan hidratación natural en la piel. Habitualmente se extrae durante el proceso de creación de un jabón comercial y se comercializa por separado como un producto realmente valorado en la cosmética actual. Hay que decir que los ingredientes naturales no están presentes en los jabones comerciales o , en caso de estarlo, es de manera testimonial acompañados de otros muchos ingredientes nada naturales. Es por eso que la única manera de asegurarse de que un jabón sea natural, es elaborándolo uno mismo en su casa. De esta manera tendremos la absoluta seguridad de la calidad del mismo y podremos decidir qué ingredientes y en qué cantidad pueden entrar a formar parte de los mismos e ir experimentando para saber cuáles le sientan mejor a tu piel.