Tag Archives: jabones naturales

Llega el verano ¡con nuevos jabones!

Ya hemos hablado más de una vez de la colección de Lush Handmade Cosmetics. Y es que no solo es importante saber fabricar tus propios jabones sino que, en caso de no tener tiempo para ello, es imprescindible que conozcas el mercado del jabón actual y qué empresas dedican su tiempo a fabricar jabones 100% naturales que tú mismo podrías haber hecho.

Las compañías que comercializan con jabones no siempre tienen en cuenta elementos medioambientales y ecológicos, incorporando elementos e ingredientes que aunque no parezca afectarnos en un principio, tarde o temprano perjudica a nuestro entorno y a nuestra salud. Lo natural es lo que se lleva, tanto en maquillaje, como en estilo de ropa, y también en cosmética e higiene personal. Por eso, Lush ha sacado una nueva gama de productos, siempre en su línea ecológica, para que este verano disfrutes de la playa y de la piscina sin preocuparte por las rozaduras de los pies, la sequedad de las manos provocada por el sol y la falta de nutrición de la piel.

Concretamente, Lush te trae los siguientes productos, cada uno con su función:

manitas-lush-500x500

Estas manitas, preparadas con serum sólido están diseñadas para reparar la piel de las manos secas o castigadas. La suave textura facilita un masaje cómodo de manos, y por supuesto, la sensación de jabón graso está descartada. Los ingredientes son: aceite de argán, aloe vera, cacao, manteca de Karité, entre otros. El objetivo principal es nutrir e hidratar. Para exfoliaciones, hay otros productos más específicos. El aroma que desprende es el de la vainilla, manzanilla y caléndula. ¡Perfecto! El precio está en 6,50€

STEPPING STONE

 

Los pies también tienen su dosis nutritiva gracias a estas piezas de jabón, “Stepping Stones” No solo hidratan, sino que también exfolian y desodorizan. No mucha gente sufre de sudoraciones en los pies, pero cuando vamos al gimnasio, hacemos deporte o estamos al sol, es inevitable que los pies se relajen, por lo que este producto será el adecuado para controlar sudores y sentirnos más cómodos con nosotros mismos, estemos donde estemos, hagamos lo que hagamos. ¿Te apuntas? Los ingredientes son aceites suavizantes, manteca de coco y licopodio que, junto a la piedra pómez, te ofrecerá doble efecto: exfoliante e hidratante, dos en uno. El aroma tiene un toque ácido y refrescante a lima y limón, y para utilizarlo tan solo necesitas extender estas piedras pómez sobre pies húmedos para mayor efectividad. Después aclaras, secas los pies y listo. Cuestan 4,95€

Para más información sobre los nuevos productos, no dudes en visitar la tienda de Lush Handmade Cosmetics, consulta su catálogo más veraniego y apuesta por la cosmética natural. Si no podemos fabricar nuestros propios jabones, qué menos que adquirir los más naturales posibles.

 

Pelo saludable con jabones naturales

El jabón no se destina a uso personal hasta el siglo XVIII

El jabón no se destina a uso personal hasta el siglo XVIII

Para las personas que no pueden estar quietas con su pelo, que abusan de secador, placha de alisado, tenacillas, productos para rizar, o todo lo contrario, productos para alisar de manera tan exagerada el pelo que parezca una tabla de planchar o simplemente para aquellas personas que les gusta tener toda la paleta de colores del arco iris en su pelo, es importante que tengan en cuenta que no todos los jabones son recomendables.

Es importante que un abuso de todos los productos que he mencionado antes provoca que nuestro pelo pierda pH, brillo, hidratación… es decir, poco a poco vamos quemando y quitando la vida de nuestro pelo.

Tenemos que tener un cuidado especial para que todos los daños y torturas que le hacemos. Normalmente creemos que si nos lavamos el pelo todos los días con jabones espaciales comprados en los supermercados nos servirá en cuestión de pocos meses nuestro pelo volverá a lucir con brillo y suavidad propio de un pelo sano, pero realmente lo único que provocamos es que nuestro pelo quede aún más perjudicado.

No todos, pero la mayor parte de, de los jabones que solos usar para el cuidado de nuestro cabello suelen tener químicos que provocan que el aceite que tenemos en cada pelo que cubre nuestra cabecita loca se elimine.

No lo malinterpreteis, no es malo lavarse el pelo con esa clase de jabones, es más, esa clase de jabones son buenos para eliminar al grasa del pelo que se crea por suciedad al comienzo de la raíz pero no es nada bueno si por ejemplo te has hecho una decoloración de tu pelo largo, sedoso y negro como la noche a un rubio más platino que el pelo de la barbie.

A pelo desesperado, medidas desesperadas. Es hora de crear tu propio jabón para tu pelo y así sabes que es con total seguridad que es lo que te echas en la cabeza.

Para crear este jabón natural necesitas 1/4 de taza de jabón líquido de Castilla, que está compuesto por agua, un elemento clave para hidratar tu cabello, sosa y aceite de oliva. Una botella de 454 ml; dos cucharadas de gel de aloe vera y dos cucharadas de aceite. También necesitaremos esencias para darle olor y glicerina vegetal pura.

Se pueden usar muchas variedades de aceite, como el aceite de almendra, el de oliva, verduras, coco, aguacate…eso está dentro del gusto del consumidor, como opinión personal, el aceite de coco o almendras deja un olor y tacto realmente muy agradable al usarlo en esta clase de mezclas para crear jabones, todo es probar hasta encontrar el mejor aceite que concuerda con tus gustos.

Para empezar con la creación de nuestro jabón tenemos que verter el 1/4 de taza de jabón líquido de Castilla en la botella. Una vez que hicimos esto, le añadimos las dos cucharadas de gel de aloe vera en la botella y también las dos cucharadas de de aceite.

Una vez que tenemos todo mezclado en nuestra botella de 454 cl le añadimos también dos o tres gotas de aceite esencial, esto nos ayudará aún más a definir el olor que queremos que tenga nuestro jabón casero para pelo dañado o seco.

Una vez que tenemos todo esto en nuestra botella es hora de mezclar.

Agitamos la botella con mucha fuerza para que todos los ingredientes queden bien mezclados.

Una vez que vemos que todo ha quedado totalmente unido en una mezcla homogénea le añadimos la glicerina pura. Puedes añadir tanta glicerina como quieras, esta en tu gusto y en tu mano decidir como de consistente quieres tu jabón. Cada cucharada de glicerina que le añadas a tu jabón te recomiendo que cierres la botella y la agites para ver bien la mezcla y saber bien si necesitas añadir más o no.

Y listo, tu nuevo jabón para tu pelo dañado esta listo.

Recuerda que no es sano lavarse el pelo todos los días, si te lo lavas cada dos y usas este jabón tu pelo volverá a recuperar el brillo y su suavidad.

Jabón casero para luchar contra el acné

El acné es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel que se caracteriza por la formación de pústulas y cicatrices, entre otras cosas, no solo en la cara sino también en el tronco. El acné podría clasificarse según los grados de intensidad en las marcas:

–          Acné leve: las lesiones o cicatrices principales no son inflamatorias.

–          Acné moderado: aumenta el número de pápulas y pústulas, entre 10 y cuarenta unidades. El tronco también sufre de esta enfermedad de forma moderada.

–          Acné moderadamente grave: el número de pústulas asciende de 40 a 100, y poseen lesiones nodulares profundas. Cara, torso y espalda.

–          Acné grave: son muchas las lesiones que dañan la piel del sujeto, de forma dolorosa además.

Según el tipo de acné que sea, puede clasificarse en:

–  Acné vulgar: aparecen póstulas, nódulos, comedones, etc..en cara, cuello, parte superior del tronco y hombros. Los adolescentes lo sufren y puede ser de diversa gravedad.

– Acné comedón: aparece seborrea en la piel, pero es considerado el más leve.

– Acné papuloso: muchos comedones inflamados, y a veces lesiones con pus.

– Acné atrófico: a veces el acné papuloso evoluciona al acné atrófico, dejando cicatrices en la piel.

El acné no es nada agradable, y por eso la higiene es lo más importante, y no tocarse la cara, sobre todo con manos sucias. Hay jabones naturales preparados especialmente para luchar contra el acné y sus efectos negativos en la piel. Estos jabones están hechos para todo tipo de pieles, como no podía ser de otra manera, y sus ingredientes son ecológicos y no contienen ningún tipo de productos químicos o alcohol. Hay tres tipos de jabones en concreto que ayudan a proteger la piel y limpiarla de posibles heridas causadas por el acné. Está el jabón para acné facial para adultos que más que un jabón, se considera un limpiador de poros; entre sus ingredientes se encuentra el árbol de té, la palmarosa o la lavanda. El jabón para el acné corporal es el segundo tipo, y ayuda a la eliminación de los brotes de acné tanto en torso como en cuello, espalda, brazos y hombros. Sus aceites esenciales orgánicos también calman el escozor y el dolor. Y el jabón de acné para adolescentes es la tercera tipología, fabricado para los jóvenes; tiene aceites esencianes como la lavanda o la palmarosa, casi similar al jabón de acné para adultos.

Después hay otras modalidades como el jabón de glicerina con árbol de té como ingrediente principal. Este jabón natural contiene glicerina, como su nombre indica, y trata el acné de forma antibacteriana: desinfecta la piel. Proporciona lubricación y mejora la suavidad de la piel. Es una forma antiséptica de limpiar la piel.

Jabón facial de arcilla verde

No he hablado aún de los jabones preparados con arcilla verde, y son muy efectivos para aquellos que tengan pieles grasas. Preparar jabón, como ya he expuesto en algún que otro post, no es algo complicado, pero se necesitan los ingredientes adecuados, el tiempo necesario, y  la dosis de paciencia que siempre se requiere para este tipo de manualidades.

Las propiedades del jabón de arcilla verde son muy beneficiosas, y en este caso, será un jabón de uso facial. Muchas mujeres tienen zonas grasas, como la conocida “Zona T” (frente y nariz) y otras tienen pieles mixtas o secas. Para cada mujer será necesario utilizar un tipo de jabón concreto, y éste está pensando para pieles grasas.

Las impurezas y los puntos negros desaparecerán poco a poco si se utiliza con asiduidad este jabón facial, porque la arcilla verde limpia la piel en profundidad. Actúa como un absorbente de la grasa, y también aporta frescor, algo bastante necesario ahora que estamos en verano. La piel se volverá más elástica y nutrida una vez se empiece a utilizar este jabón. Este jabón tiene propiedades propias del aceite esencial del árbol de té, un ingrediente muy recurrido en estos casos debido a sus propiedades bactericidas y antisépticas. La esencia de cedro y pino son las encargadas de aportar la fragancia más o menos intensa.

Los ingredientes de este jabón son: aceite de oliva, coco, ricino, rosa mosqueta (muy bueno para las cicatrices y estrías) manteca de cacao y karité, aceite esencial de árbol de té, cedro, pino, agua e hidróxido sódico. La arcilla verde aporta muchos beneficios a la piel, y no solo desde un punto medicinal. La estética también hay que cuidarla. De entre su composición, es importante mencionar todos los minerales que tiene, como el silicio, por ejemplo, o el aluminio, hierro, calcio, magnesio, sodio y potasio. Las propiedades medicinales son clave para mantener una piel sana e hidratada, libre de impurezas y de granos indeseados; y las propiedades antiinflamatorias están dentro de la arcilla verde, al igual que el cataplasma.

Los mejores productos si te vas de viaje

¿Qué son los toothy tabs? Es lo más revolucionario en cuanto a higiene bucal se refiere. Son unas pastillas aromáticas que además limpian los dientes. Es una de las novedades que nos trae Lush para esos días de viaje en los que no te apetece nada cargar con peso extra, como por ejemplo, pastas de diente que sabes que tendrán que ir en la maleta por su contenido. Estas pastillas entran perfectamente en el bolso y son muy útiles para cualquier ocasión.

En cuanto a los champús, se lleva mucho las pastillas de champú diseñadas también para esas maletas ligeras de peso, como por ejemplo, pastillas de champú con frescor oceánico incorporado, color azul, ese toque veraniego que tanto nos gusta. Este tipo de champús contiene algas suavizantes que, fundidas con el nori japonés y el musgo irlandés, forman un resultado vitamínico perfecto para el cuidado del cabello. Además de aportar volumen, contiene limón que aumenta el brillo del pelo y el olor que desprende es el de jazmín, mimosa y azahar.

Los demás complementos de higiene femenina también vienen en formato sólido para evitar tener que meterlos en la maleta cuando bien podríamos acceder a ellos desde nuestro bolso de mano. Las pastillas de serum no sirven para otras cosa que para hidratar las manos cuando ves que ya están muy secas. Hay muchos jabones naturales que cumplen con esta función, pero si no quieres cargarte demasiado puedes optar por esta crema sólida, o directamente por una pastilla de jabón que emplear cuando estés en un baño.

Los tónicos para la cara suelen ser todos líquidos, pero siguiendo la tradición que he estipulado al principio de este post, te traigo el mejor tónico…sólido. También apto para bolsos y carteras, con este tónico natural tendrás los mejores aceites hidratantes en una sola pieza. Para utilizar el tónico, será necesario dejar que se derrita en agua caliente.

Si creías que no era posible, sí, existen perfumes sólidos. En barra, concretamente. Lush Cosmetics se ha encargado de enseñárselos al mundo. Este perfume concretamente tiene una mezcla de naranja, pino, limón y elemí. Exótico para todo tipo de bolsos, ¡ y de mujeres!

 

Si te vas de viaje no te olvides de llevarte los jabones naturales para el cuidado de las manos y la cara, ya sea para desmaquillarte como para hidratarte la piel, cuidar alguna erupción cutánea o algún otro tipo de problema de piel. No importa. Con la cantidad de jabones que hemos analizado minuciosamente, podrás hacerte los jabones que quieras, de todos los tamaños, colores y olores, para todos los gustos. Recuerda, a la hora de viajar es mejor optar por lo simple, y los jabones naturales son la elección más natural de todas.

Leche de cabra, frambuesa o limón: ingredientes protagonistas del jabón

Cambios de hábito en la higiene de los españoles. Ahora apuestan más por los productos naturales. Leche de cabra, frambuesa, limón y naranja, almendras, miel y galleta, tomate y macadamia, arroz o mango y manzanilla son algunos de los olores de los jabones naturales que cada vez ofrecen más tiendas artesanas. Todo un deleite para el olfato, que parece encontrarse en un lugar de comidas con ese olor tan maravilloso para los sentidos.

Pastillas de colores, de todas las formas y tamaños inundan estas tiendas de jabones. Pero no de un jabón cualquiera, son jabones naturales. Fabricados a base de productos naturales, cuyo principal ingrediente es el aceite de oliva, más otros aceites y aditivos que hacen que cada porción de jabón sea único e irrepetible.

¿Quién podía imaginar que la leche de cabra sería un ingrediente para la fabricación de un jabón? Pues sí, así es. A pesar de ser una gran desconocida como materia prima en cosmética, tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas y materiales, además de lípidos una gran cantidad de aceites naturales de la leche que humectan y restauran la piel. También contiene lipoproteínas que ayudan a transportan los nutrientes al interior de las células.

Y el aceite de Macadamia también puede ser un ingrediente fundamental en la elaboración del jabón natural. Con su composición rica en ácidos oleicos, linoléicos y esteroles, cuenta con numerosas propiedades suavizantes, hidratantes y calmantes.

Y es que los españoles y sobre todo las españolas, apuestan más por los productos naturales. Porque al contrario de lo que piensan muchos españoles, los productos artesanos y a granel sirven para el ahorro diario de los hogares. Los españoles han vuelto a las pastillas de jabón que hace ya mucho tiempo habían desechado. Pero ahora se trata de pastillas personalizadas, elegidas por su olor y color, por su combinación de ingredientes naturales y por sus propiedades dermatológicas en muchos casos.

A pesar de que ambos colectivos se muestran preocupados por su higiene y aspecto físicos, el gasto mensual en cosméticos es más alto en ellas que en ellos. Casi el 40% de las mujeres manifiestan un gasto de algo más de 10 euros al mes en productos de cosmética, mientras que a esta cantidad no llegan ni un 9% de hombres.

Pero todavía una gran parte de los españoles, bien por su poca disponibilidad de tiempo o por una mera costumbre, sigue apostando por las grandes marcas y las grandes superficies. Prefieren lo industrial que lo natural, porque no tienen ni un minuto para dedicarse a pensar en lo perjudicial o beneficioso de ese o de otro producto.

El ritmo de vida del siglo XXI ha venido marcado por el estrés, la velocidad y el poco tiempo libre. No hay tiempo para casi nada.

El renacer de los jabones naturales

En medio del fervor por la cosmética natural, los jabones artesanales ela­borados con recetas naturales resurgen de sus cenizas y su consumo crece como la espuma. Cuenta la leyenda que el primer jabón fue descubierto por casualidad en Roma, cuando unas escla­vas lavaban la ropa en la orilla del río Monte Sapo, donde se hacían numerosos sacrificios animales y los restos de grasa mezclados con la ceniza de madera eran arrastrados por las lluvias monte aba­jo. Estos restos acababan así en el río, donde las mujeres notaron que en esa zona la ropa quedaba más limpia.

Los egipcios utilizaban ya un producto que consistía en un mezcla de agua, aceite y ceras vegetales y animales, fórmula que heredarían más tarde griegos y romanos. En el siglo VII la industria del jabón creció como la espuma, iniciándose precisamente en la ciudad de Savona (Italia), de donde recibe su nombre el jabón. Éste se obtenía a partir de una mezcla con base de aceite de oliva que ya habían utilizado anteriormente los musulmanes. En el siglo XV aparece por fin el famoso jabón de Marsella, origen más cercano de nuestro actual jabón natural.

Lo cierto es que el nacimiento del jabón se pierde en la bruma de los tiempos. Algunos pocos afortunados han podido ver cómo sus abuelas continúan elaborando el jabón casero con la receta tradicional, pero la verdad es que esta tradición está en desuso. Hoy en día, es complicado ver a los niños merodeando alrededor del cubo de jabón casero para meter las manos en un descuido de los adultos, o suplicando que les dejen “ayudar” en la tarea.

Por suerte, con el auge de la cosmética natural y el ecologismo, surgió con fuerza la industria jabo­nera natural. Estos jabones son cien por cien naturales y, dependiendo de los ingredientes utilizados en su elaboración, cumplen funciones específicas para nuestra piel. Podemos encontrar en el mercado todo tipo de jabones naturales, con la receta de nuestras abuelas mejorada para satisfacer nuestras necesidades: jabones perfumados, decorados, con ingredientes exóticos, de flores, de frutas…

Aprovechando el auge de la jabonería natural, se organizan también talleres de elaboración de jabo­nes artesanales, en los que los asistentes pueden crear sus propias pastillas a base de ingredientes tan comunes como el aceite de oliva, leche, miel, tomillo o romero. Los jabones naturales se convierten así en una artesanía que no hace tanto era algo común en las casas españolas.

De todas las formas y colores, los jabones naturales son también un lujo asequible a nuestros bolsi­llos que podemos regalar ahora que se acercan la Navidad y sus regalos. El comprador de jabones puede personalizar sus cestas de regalo con accesorios de baño naturales para regalar a amigos y familiares. Existen numerosas tiendas especializadas, como la famosa cadena Enjabonarte, que ofre­cen posibilidades infinitas para que seas tan creativo como quieras: cestas, bolsas regalo, recipientes especiales… Ya sea para el baño, la ducha o simplemente para lavarse las manos, estos pequeños tesoros perfu­mados son un regalo útil, bonito y agradable que será apreciado por cualquiera en estas y en todas las fechas señaladas que vendrán.

La expansión del jabón natural

Los jabones naturales se hacen un hueco en nuestra vida diaria. Sus propiedades beneficiosas para la piel y su carácter ecológico les otorgan el valor especial que ocupan en nuestra higiene personal, y la facilidad para fabricarlos nosotros mismos lo convierten en un excelente hobby. Las posibilidades son enormes: desde sus olores, colores y formas hasta su composición, clave en el cuidado que deseemos para nuestra piel.

Los negocios dedicados a su comercialización se han extendido a lo largo de los últimos años. La posibilidad de mejorar el cuidado de la piel y beneficiarse de sus numerosas propiedades también ha atraído la atención de los consumidores. Sus precios son algo más elevados que los jabones comunes, pero sus propiedades y su variedad marcan la diferencia. Pero el valor económico no debería impedirnos disfrutar a un nuevo nivel de los jabones naturales, pues su elaboración está al alcance de quien lo desee.

Hacer nuestros propios jabones es muy sencillo y tan solo necesitamos un pequeño grupo de ingredientes de fácil acceso. A partir de los más básicos, elaborados a base de agua, sosa cáustica y una amplia gama de aceites, disponemos de una gran variedad de creaciones. Aceite de coco, rosa mosqueta, sésamo, aceite de oliva e incluso chocolate son varios de los ingredientes posibles, prueba de la variedad y de las posibilidades de los jabones naturales.

Uno de los más extendidos es el compuesto a base de aloe vera, gracias a su popularidad inicial y a sus propiedades regeneradoras de la piel. Sus ingredientes también son de fácil acceso, por lo que se trata de una buena iniciación. No por ello deberíamos tener miedo a probar otro tipo de ingredientes, pues el proceso de fabricación varía muy poco.

Se trata de un hobby del que podemos obtener gran utilidad en nuestro día a día o ser una alternativa para hacer un regalo original y elaborado por nosotros mismos. Otro aliciente es carácter natural, algo a tener muy en cuenta pues al utilizar recursos ecológicos no perjudicamos al medio ambiente y nuestra piel lo agradecerá. La gran variedad de jabones y composiciones permite crearlos a medida y en base a nuestras necesidades. Tan solo necesitaremos conocer los ingredientes adecuados.

Internet nos abre las puertas al mundo de los jabones naturales y los recursos que ofrece la red son muy numerosos. Blogs y vídeotutoriales ponen a nuestro alcance todos lo necesario para elaborar nuestros jabones. Si queremos dar un paso más, disponemos de numerosos talleres en los cuales tendremos todo lo necesario por un precio muy asequible. Solo necesitaremos aplicar nuestra dosis de iniciativa y creatividad para poder disfrutar de esta alternativa ecológica y saludable.

Ya están aquí los jabones de almendras y vainilla

Los jabones no son muy utilizados hoy en día como un hábito. Pero, si el jabón está hecho de vainilla y almendras, la cosa cambia, ¿no? Perfecto para regalar, utilizar o simplemente tenerlo como decoración en el baño. Lo más fácil sería comprar tus propios jabones, pero con la época difícil que estamos pasando, ¿qué mejor que hacerlos tú mismo? No ocupa mucho tiempo y además tendrás la certeza de saber las propiedades del jabón, ¡porque lo has hecho tú! Con el mérito que eso conlleva.

Para empezar a ponernos manos a la obra, necesitaremos los ingredientes. ¿Preparado?

– 1/3 taza de almendras (tienen que ser sin piel)

– 1/4 taza de agua (destilada)

– Aceite de almendras (utilizaremos una gran cucharada)

– Vainilla (en este caso, emplearemos tan solo una cucharadita muy, muy reducida de vainilla)

– 8 gramos de jabón neutro

– Moldes (para darle la forma que quieras al jabón)

Pasos a seguir:

1. Muele las almendras hasta que te quede tan solo una fina capa de polvo.

2. Coge el jabón neutro y pártelo en trozos.

3. Utiliza un recipiente para echar el agua y ponerlo al fuego hasta que empiece a hervir. Una vez llegados al punto de ebullición, baja el fuego y añade los trozos del jabón neutro.

4. Pocos segundos después (no dejes esperar mucho más) retira el recipiente del fuego y añádele las almendras en polvo, el aceite de almendras (la medida detallada en los “Ingredientes) y la vainilla, removiéndolo todo con una cuchara para que se mezcle bien.

5. A continuación, esparce la mezcla del jabón sobre los moldes que hayas escogido y espera unas cinco o seis horas hasta que se solidifique. ¡Y estará listo!

Si quieres darle un toque de color a los jabones, puedes dividirlos en dos recipientes, y añadir en cada uno de ellos el colorante que más te guste.

Importancia de los jabones naturales

Cuando vamos a comer, cuando salimos del baño, o antes de manipular alimentos, la costumbre y la educación nos dice que tenemos que lavarnos las manos para evitar contraer virus producidos por la suciedad dérmica. La frecuencia de los lavados no es el problema, en cambio, el porcentaje de utilización de algún tipo de elemento limpiador sí que lo es. Una encuesta realizada por una famosa revista de belleza detalla la poca utilización de jabones limpiadores a la hora de lavarnos las manos. La causa más común, además de la “pereza”, es la falta de conocimiento de los beneficios de los jabones. ¿Por qué utilizarlos?

Tampoco nos olvidemos del importante uso que tienen los productos limpiadores sobre la piel facial. Según la encuesta, los jabones son más utilizados por las mujeres y están destinados a la limpieza del cutis. Según los especialistas, no solo es importante utilizar jabón para quitarnos la suciedad de las manos, sino que es esencial utilizar el jabón apropiado para evitar que nuestra piel se reseque. Además, los jabones no sólo se utilizan para las manos, sino que son muy apropiados para el cutis, sobre todo para desmaquillarse o para prevenir espinillas.

Los jabones naturales y artesanales son los más indicados para mantener el PH de la piel, además de mantenerla suave todo el día (dependiendo del número de lavados) Su elaboración casera cumple funciones específicas para nuestra piel, como por ejemplo, hidratarlas en profundidad, mantener los aceites naturales de la piel, o dotarlas de un efecto antioxidante para aumentar la elasticidad de la misma.

Una limpieza adecuada de la piel con jabones naturales, sin químicos irritantes, puede ser la forma más adecuada de prevenir irritaciones y problemas cutáneos como el acné. Pero, ¿qué jabón elegir?.

El jabón de caracol ayuda a regular y mantener el equilibro ácido/graso en la composición natural de la piel. De ahí que se intentaran crear cremas milagrosas con la famosa “baba de caracol”. También puede utilizarse como un exfoliante casero si en su composición se incluyen trocitos del caparazón del propio caracol (previamente testados).

El jabón de avena suele utilizarse normalmente como exfoliante debido a su suavidad y sedosidad, propio para pieles delicadas y sensibles. Para refrescar la piel no hay otro mejor que los jabones cítricos, indicados para pieles grasas. Hidratan y te dejan una sensación de frescor bastante agradable. El jabón de Rosa Mosqueta contiene las mismas propiedades que el aceite: regenera y repara la piel dañada.

El Aloe Vera también está muy cotizada en cuanto al cuidado de la piel. Cicatriza, suaviza, hidrata y nutre la piel para evitar problemas cutáneos, aunque su aspecto es menos estético que el de los demás jabones naturales. Y por último, pero no por ello menos importante, el jabón de Caléndula te suaviza e hidrata y está especialmente indicado para pieles delicadas y secas, bebés y niños.